Las expectativas con “Salsipuedes” son altas de cara a su estreno comercial, no solo por el laurel recibido en la 5ta. edición del Festival Internacional de Cine de Panamá donde ganó el premio del público a la Mejor Película de América Central y el Caribe, sino por ciertos elementos que la han vendido como una digna representación del país.

Puedo decirles que la película codirigida por Ricardo Aguilar y Manolito Rodríguez cumple con las expectativas, aunque solo a medias. “Salsipuedes” es, efectivamente, una hermosa recreación del Casco Antiguo de nuestros sueños, así como una necesaria reflexión sobre nuestros héroes en un país carente de referentes.

Salsipuedes (3)

Nunca quedan claras las motivaciones del protagonista, un apático Elmis Castillo.

Créanme cuando les digo que en el cine panameño reciente no se ha visto una producción tan grande y cuidadosa, mérito de una férrea Sixta Rodríguez que fue capaz de conseguir más 40 locaciones dentro los barrios de San Felipe, El Chorrilo, Santa Ana y Barraza y reunir un equipo artístico donde destaca la fotografía de Carlos Arango De Montis (el mismo del documental ganador del Oscar, “The Act of Killing) y la sabrosa musicalización de Billy Herron.

Pero por otra parte, esta ópera prima es un drama familiar desangelado que falla no tanto por las actuaciones de un elenco lleno de primeros actores -entre los que se encuentran Maritza Vernaza, Lucho Gotti, Jaime Newball y la reciente fallecida Alina Rodríguez-, sino por las motivaciones de sus personajes.

“En la historia de Bobby “El Gato” Pimienta y en su referencia a tantos ídolos caídos, reside el interés de una película, que a pesar de sus fallos, está destinada a ser el taquillazo prometido”

A mí, en ningún momento, me quedó claro el apremio de Andrés (un rígido Elmis Castillo) por encontrar a su padre y un mes después todavía me rechina la justificación de Eloísa, que viéndose acorralada por su hijo no encuentra mejor justificación que resguardarse bajo el paragua de su religión, argumento tramposo donde los haya.

Lamento, además, que no se aprovechará aún más a un turbador Jaime Newball, que en el papel de Bobby “El Gato” Pimienta” crece en ausencia pero aún más en presencia. Sin duda, en la historia de este campeón de boxeo venido a menos y en su referencia a tantos ídolos caídos, reside gran parte del interés de una película, que a pesar de sus fallos, está destinada a ser el taquillazo prometido.

Salsipuedes (4)

"Salsipuedes" destaca por una producción que compaginó más de 40 locaciones reales.