El sonidista Eduardo Cáceres abrió el ciclo de charlas del Festival Ícaro Panamá 2016 con “Los sonidos de Ixcanul”, donde compartió su experiencia en la multipremiada película guatemalteca “Ixcanul”

Para empezar el rodaje de “Ixcanul”, su director Jayro Bustamente tuvo que financiar la película con un préstamo personal de ocho mil dólares a la espera de adjudicarse alguno de los fondos a los que había aplicado.

Esta decisión marcó la producción del filme, que se hizo más con compromiso que con recursos. Es el caso de Eduardo Cáceres, quien hizo las labores de sonido directo y contó su experiencia en Panamá el viernes 22 se septiembre en el Estudio Multiuso del GECU, abriendo de esta manera el ciclo de charlas de la 9na. edición del Festival Ícaro Panamá con “Los sonidos de Ixcanul”.

Durante su alocución, que dividió en tres partes atendiendo las etapas de preproducción, producción y posproducción, Cáceres aseguró que su mayor reto a la hora de recoger el audio de la película fue el corredor de viento del volcán, el doblaje de los diálogos en el idioma katchikel y la propuesta visual del director.

Para solventar lo primero, el guatemalteco utilizó micrófonos inalámbricos resguardados en las vestimentas de las actrices María Mercedes Coroy y María Telón, prendas autóctonas confeccionadas con una tela de considerable grosor que fungía como antiviento, pero que originaba otros inconvenientes: el cambio de la frecuencia del audio.

img_4376-2

Eduardo Cáceres, sonidista de Ixcanul, en el Estudio Multiuso del GECU.

La propuesta visual también implicaba un reto considerable, ya que pasaba de primeros planos a planos generales por el movimiento escénico de los actores, lo que genera un comportamiento visual atípico que obligaba a Cáceres a tener que ingeniárselas para recoger al audio, ya sea utilizando un segundo micrófono o corriendo el riesgo de doblar.

En cualquier otra película, el doblaje hubiera resultado una red de seguridad. Pero en el caso de “Ixcanul”, hablada en su mayoría en kakchikel, un idioma que la mayoría equipo de producción no entendía -incluido Cáceres-, lo obligaba a trabajar guión en mano para asegurarse qué se dijeron los diálogos completos o para anotar cualquier variación a la hora de grabarlos de nuevo en un ambiente más controlado.

Aunque este limitante fue utilizado, otras veces, a su favor. El sonidista hizo especial mención de la escena del banquete donde se concreta el matrimonio de María, donde el tintinea de las copas, los cubiertos y las frases inintelegibles propias del bancanal, fueron tomadas fuera de contexto e igualadas para acrecentar el paisaje sonoro de festividad.

La necesidad es la madre de la invención e “Ixcanul” obligó a Cáceres a inventársela varias veces. Por ejemplo, al grabar en la finca El Caracol, donde no hay suministro eléctrico, la producción tuvo que hacer uso de una planta de energía para las escenas nocturnas. Así que para ahogar el ruido del motor, cavó un hueco en la tierra y puso la planta dentro de una caja de madera con tela de fibra.

ixcanul-1

"Ixcanul" es considerada la película guatemalteca más galardonada.

Asimismo, la experiencia del rodaje le llevó a cambiar el sonido ambiente. De esta manera, pasó de un paisaje más bucólico conformado por el viento y el trino de las aves, a probar uno compuesto por insectos, calor y árida incomodidad, características más atadas a la locación.

Por último, una anécdota sobre la recolección del sonido ambiente del propio volcán. Para hacer esta tarea, Cáceres prefería no encomendarsela a nadie y hacerla por su propia cuenta. Para eso tenía que saltar algunas piedras volcánicas para acercarse lo más posible a la embocadura.

“De ahí bajamos con mucho de nada. ¿Ustedes han escuchado un volcán? No suena, porque la roca es tan gruesa que opaca el sonido”, explicó jocoso, generando la risa en los presentes.

Hoy continua el ciclo de charlas con “Nuevas fuentes de iluminación cinematográfica”, impartida por Fernando Canelón a las 10:00 a.m. y “El documental como herramienta de denuncia y recuperación de memoria histórica” por Marcela Zamora a las 5:00 p.m. Ambas se llevará a cabo en el Estudio Multiuso del GECU.