Escrito por: Luis Lorenzo Trujillo

Cuando leyó por primera vez la adaptación de Rogelio Sinán de “La Cucarachita Mandinga”, Martanoemí Noriega lo tomó con cierto resquemor. La historia era de su agrado, pero no podría evitar preguntarse por qué el personaje gastó su tesoro en adornarse para buscar marido.

Después, con el tiempo, Noriega entendió que cada uno de los pretendientes que cortejan a este icónico personaje -el toro, el caballo, el puerco, el pato y el sapo- representan a alguno de los países que han colonizado a Panamá. Así, la intención del escritor no fue más que crear una descripción prosopopéyica del interior, así como una metáfora histórica y política del país.

“La Cucarachita Mandinga”, por tanto, nunca ha estado dispensa de la realidad. La audacia de Noriega y Tomas Cortés-Rosselot, los principales artífices del cortometraje “La Cucarachita Mandi” que ganara el Premio del Público Panalandés y Mejor Animación en el Festival de Cine Pobre Panalandia 2017, fue tomar ese mensaje sobre la mujer y potenciarla. Así, Mandi consigue enaltecer su mito, no solo como una un mujer soberana, sino también como una feminista.

Mandi

Mandi pasa de comportarse como una quinceañera a abrazar todas sus posibilidades.

¿CÓMO NACIÓ LA IDEA DE HACER UN CORTOMETRAJE ANIMADO DE LA CUCHARACHITA MANDINGA?

Martanoemí Noriega: A mi me gusta mucho la obra de Rogelio Sinán, pero es una trabajo que desde niña me molestó la decisión del personaje de gastar este tesoro en adornase para casarse. Ya después de grande investigué más sobre el texto y me di cuenta que el autor estaba retratando la situación del país y aunque me pareció maravilloso ese enfoque, siempre guardé esa molestia de qué pasaría si la Cucarachita Mandinga hubiera decidido no casarse con el Ratón Pérez.

¿POR QUÉ UTILIZAR A LA CUCARACHITA MANDINGA PARA TRANSMITIR UN MENSAJE FEMINISTA?

MN: Yo creo que el cuento original, a pesar de su mensaje histórico y político, también tiene un mensaje sobre la mujer bastante evidente, porque a pesar de que los vecinos le dicen a la cucarachita que se gaste su tesoro en otras cosas, ella dice que lo más importante es conseguir pareja. Incluso, en la obra de Sinán hay una vecina que dice “porque conseguir un maridito también es progresar”.

Ahí hay un mensaje sobre la mujer que yo de niña lo había recibido y lo seguía recibiendo potenciando a medida que iba entendiendo sobre la imposición de los roles. Simplemente era un mensaje sobre la figura femenina que ya estaba en el cuento que sentía más personal, más allá del tema político que también me toca. Yo creo mucho que hay que trabajar desde lo que más te revuelve la tripa.

¿SINTIERON ALGÚN TIPO DE PUDOR A LA HORA DE ADAPTAR UN AUTOR Y UN RELATO TAN RECONOCIDO?

MN: Más bien muchas motivaciones. El proyecta era muy grande y cuando llegó a Cine Animal a través de Tomás Cortés-Rosselot se volvió mucho más grande de lo que yo pensaba podía manejar. Entonces hubo momento en que sentía que no podía hacerlo. Pero enseguida veía un programa de televisión o escuchaba una canción en la radio y tomaba fuerzas. Así que más que dudar de la historia, dudaba por mi tiempo y mi capacidad de llevar el trabajo al nivel que lo quería llevar aprovechando el talento de Tomás y Cine Animal.

“LA CUCARACHITA MANDI” JUEGA CON UNA MIXTURA DE ANIMACIÓN ENTR EL 2D Y LAS MARIONETAS ARTESANALES. ¿QUÉ IDEA HAY TRAS ESTA DECISIÓN ARTÍSTICA?

MN: En mi trabajo artístico siempre he querido aprovechar todas las herramientas que uno tiene a disposición, porque hay elementos que cuentan mejor que otras ciertas cosas.

Con el tema del cartón, vengo trabajando con el desde hace tiempo como un decisión ideológica. En el cortometraje se ven los hilos que manejan a Mandi y eso es buscado. No es stop motion. No es magia. Me interesa dejar el truco revelado para que la gente vea esa pila de cartón en la basura y entienda que la falta de recursos no es una excusa para trabajar.

Mandi (2)

Para Noriega, los medios de TV guardan un doble discurso que resulta oscuro en el fondo.

Por su parte, la animación 2D está hecha para el mundo de la TV porque quería que el espectador diferenciara desde la estética el mundo real de Mandi con el de la televisión, que es más plano, con colores vibrantes y brillantes, pero que se van poniendo más oscuro a medida que ella se va transformando.

ADEMÁS DE SU MENSAJE SOBRE EL ROL DE LA MUJER, “MANDI” TAMBIÉN TIENE ALGO QUE DECIR SOBRE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

MN: A mi me encanta que el canal que transmite “El Maridito” sea el canal de los valores familiares. “El Maridito” se ve muy bonito, muy alegre, muy colorido, pero al final hay una cosa más oscura debajo que devela el doble discurso de los medios de comunicación.

TCR: Yo he escuchado muchas veces la postura de la televisión nacional de tratar a su audiencia como estúpida. Entonces cuando uno quiere llegar con algo más elaborado, lo rechazan. Incluso recuerdo una vez que tuve una reunión de producción y uno de los productores más jóvenes del canal argumentó que ya no podemos tratar tan tonto a la gente. Eso me hace pensar que tratan como un objeto a su público, con lo más básico y chabacano. Y eso me parece bien gallo porque la sociedad no avanza.

LA ESTÉTICA DE MANDI JUEGA CON LO KITCH PERO TAMBIÉN CON LO AUTÓCTONO. ¿CÓMO FUE EL PROCESO DE RECREAR EL MUNDO DE MANDI?

MN: Para “Mandi” fui a Concepción, Juan Díaz, a tomar fotos de las casas del lugar porque hay una estética en particular de los ornamentales de cementos, del color verde turquesa que tienen por dentro y la iluminación particular que quise replicar en el cortometraje, no en busca de ser realista sino ofrecer un homenaje a este tipo de casas que son consideradas feas y a mi me parecen todo lo contrario.

En cuanto a la animación 2D de “El Maridito”, quería quedara muy distintas a la estética de cartón. Aquí entra lo kitch de los Diablo Rojos, ese colorinche y clichés que utilizan en las telisoras que son tan deslumbrantes en su colorido que provoca cerrar los ojos.

AL FINAL DEL CORTOMETRAJE, MANDI DESISTE DE SU BÚSQUEDA DE MARIDITO Y PREFIERE MUDARSE SOLA A LA PLAYA. ¿POR QUÉ APOSTAR POR ESTE CIERRE?

TCR: Por más que “Mandi” sea un corto local o regional, habla de temas universales y ahí el éxito del mismo. Mandi es un personaje femenino fuerte que toma sus propias decisiones y hoy en día mucha gente se emociona con personajes femeninos porque en la historia del cine los han retratado en la gran mayoría como llaveros.

MNN: En la actualidad hay tanta presión por encontrar el amor romántico que se pierde el amor propio. Y la gente, no solo las mujeres, sino también los hombres, acaban aceptando relaciones que no nos llenan por miedo a estar consigo mismo.

En el cine, estar solo siempre ha sido retratado como una derrota. Y con “Mandi” quisimos darle un giro, porque la soledad y la relación con uno mismo también es importante. El primer paso para Mandi es sintonizarse con ella misma y eso está presente en el final: la foto de quinceañera con las manitas dulces debajo de la barbilla cambia por una de Mandi abriendo los brazos a todas las posibilidades que la vida le puede ofrecer.