Escrito por: Luis Lorenzo Trujillo

En 1946 Marta Matamoros, mejor conocida como la madre del sindicalismo panameño, levantó su voz por primera vez en una huelga en contra de los dueños del Bazar Francés en la Avenida Central por las pésimas condiciones laborales que sufrían las mujeres y los salarios exiguos que recían.

80 años después, la voz de Marta Matamoros se vuelve a levantar con el documental que riden homenaje a su figura sindicalista para, en palabras de Delfina Vidal (“Caja 25”), oponerse nuevamente a los abusos de una clase política que a través de la corrupción están resquebrajando la visión país que tenía esta mujer sobre Panamá.

¿POR QUÉ RECUPERAR LA FIGURA DE MARTA MATAMOROS?

“La Matamoros” surge de una idea de Luis Ernesto Carles, que es el actual Ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) en Panamá. Él me llamó y me convocó para hacer este documental por que entiende que las figuras sindicales como Marta tienen que ser rescatadas de alguna manera.

Lo cierto es que yo no sabía mucho de Marta, salvo el título con el que se le conocía popularmente: “La madre del sindicalismo panameño”. Pero cuando me empecé a sumergir en la historia de esta mujer entendí que desde la fuerza obrera panameña se levantaron luchas importantes que Marta liderizó en la década de los 40, 50 y 60 que todavía sigue vigentes en este país.

¿CUÁLES FUERON ESAS LUCHAS QUE COMENTAS?

Los principales logros de Marta radican en la incorporación del fuero maternal de 14 semanas para trabajadoras y obreras en el primer Código de Trabajo de Panamá y la organización de la Unión Nacional de Mujeres Panameñas (Unamup). Ella también nos representó internacionalmente, como dirigente nacional, en la Federación Sindical Mundial (FSM) y Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM). Para las feministas de este país, ella es una figura a seguir.

¿CÓMO LLEVASTE A CABO LA INVESTIGACIÓN SOBRE MARTA SI ME MENCIONAS QUE HABÍA MUCHO MATERIAL SOBRE ELLA?

Tuvimos la suerte de encontramos con un entrevista que le hicieron a Marta en Santa Ana hace 24 años en Video 8. Ese material lo tenía Mirla Gutierrez, una de sus pupilas. Entonces llamamos a un restaurador, que le dio nuevamente vida a este documento filmico, y por primera vez yo veo una Marta mucho más joven, porque el Instituto Panameño de Estudios Laborales la había filmado cuando ya tenía 90 años y había perdido un poco la memoria.

Ese material me dio una visión de esa mujer de la cual ya había leído libros y artículos y me ayudó a compronder en qué comento las luchas sindicales se convirtieron en ilegales en Panamá. Me ayudaron a entender como la clase obrera se levantó para pelear por el Convenio Filós-Hines, que buscaba levantar más bases norteamericanas en el país.

“LA MATAMOROS” HACE USO DEL RECURSO TRADICIONALES DEL DOCUMENTAL COMO EL FOUND FOOTAGE Y ENTREVISTAS, PERO ME LLAMA LA ATENCIÓN QUE TAMBIÉN HACE USO DE LA FICCIÓN. ¿QUÉ LES LLEVÓ A UTILIZAR ESTE RECURSO?

Cuando empezamos a investigar sobre Marta, nos percatamos que como era una perseguida política no se hacía muchas fotos. Los periódicos tampoco documentaban las luchas populares. Entonces no tenía cómo ilustrar toda esos pasajes tan importantes de su vida. Así que pensé muchas veces si recrearla y me di a la tarea de buscar una Marta y la encontramos en Roxana Uribe.

Roxana dice muchas veces que Marta se le metió en la piel. Creo que no pudismo encontrar un mejor personaje para interpretar seis momentos importantes de su vida, como la huelga del sindicato contra del Bazar Francés y los 99 días que ella pasó en la cárcel.

ME DA LA IMPRESIÓN QUE CON ESTE DOCUMENTAL BUSCAS URGAR EN EL PASADO DE PANAMÁ PARA DECIR COSAS IMPORTANTE SOBRE EL PRESENTE Y FUTURO DEL PAÍS.

Yo siento que con “La Matamoros” es como si la voz de Marta se volviera a levantar para decirle al país que no podemos más con la corrupción y nuestra divisiones internas. Ella soñaba con un país que se organizara desde sus instituciones y desde los valores. Solo así, el país podría salir adelante.

Hay una anécdota de ella que la describe: ella era tesorera del sindicato y también le gustaba jugar la loteria. Pero cuando ganaba, ella iba a la notaría porque quería que lo que tenía, la gente supiera de dónde salía, a diferencia de sus copartidarios lo cuales veía cómo se corrompían y vendían sus ideales.

“LA MATAMOROS” TAMBIÉN PARECE DECIR MUCHO SOBRE EL ROL DE LA MUJER EN LA ACTUALIDAD. ¿CUÁLES ERAN LAS IDEAS DE MARTA SOBRE EL GÉNERO?

Marta creía en la equidad, yo no diría igualdad, porque ella creía en la familia. Marta hablaba del género, pero desde dos aristas. También sobre los derechos que tenían las mujeres y la clase obrera femenina de lograr alcanzar salarios equitativos.

Ella también obogó por los niños y como estos tienen derechos educativos, pero también de conocer su identidad, vista desde una familia completa que enseñara valores. Marta era una mujer de muchos valores. Ella decía que las personas sin valores no podían hacer crecer un país.

DESPUÉS DE SU PROYECCIÓN EN EL IFF PANAMÁ 2017, ¿CUÁLES SON LOS PLANES CON “LA MATAMOROS”?

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral quiere estrenar “La Matamoros” el 1 de mayo en todas las salas de cine del país como un homenaje al trabajador panameño.

¿Y DESPUÉS DE “LA MATAMOROS” QUÉ VIENE PARA DELFINA VIDAL?

Me junto de nuevo con Mercedes Arias con “Tito y Margot”, un documental sobre la historia de amor de Margot Fonteyn, la primerísima primera bailarina del ballet británica, y Tito Arias, el político panameño. Esta pareja fue muy mediática en la década de los años 40 a nivel mundial, en la línea de María Callas y Aristóteles Onassis. Queremos contar la historia de Panamá desde los ojos de esta pareja, pero, sobre todo, el principal cuestionamiento es: ¿Podemos contar una historia de amor en tono documental?