Escrito por: Carlos Silva Benítez

“La Guerra del Planeta de los Simios” es la Toy Story 3 de la saga de Planet of the Apes, es decir, un mojón desastroso y sobrevalorado. Como dijo el ilustre profesor de cine Luis A. Díaz, nunca podrías armar la “mujer perfecta” si tomaras los rasgos prestados de Marilyn Monroe, Audrey Hepburn y Sharon Tate, porque no son sus partes, sino la esencia, las que las hace únicas.

Esta tercera entrega de remakes simios opera con mismo modus operandi. Como mecánico en desguace, el director trata de recrear escenas de obras maestras como “El Gran Escape”, “El Puente sobre el Río Kwai” y (oh shit!) de “Apocalypse Now”, para hilarlas con torpeza. Por ejemplo, César, el gran héroe pacifista, contradice su espíritu de líder, no una, sino dos veces, prisionero de los caprichos del equipo de guionistas. La monstruosidad que vemos proyectada en la pantalla carece de alma, con el inri adicional de ser aburrida, tonalmente monótona y predecible en todos los giros narrativos, salvo el más conveniente deux ex machina jamás antes visto y que le arrebata a los monos protagonistas la posibilidad de hacer algo por su propia cuenta.

Una lástima, porque la segunda entrega cerró con muy buen pie, con interrogantes por resolver sobre la individualidad y el sentido de sociedad, que finalmente son abandonadas a favor de un mashup bíblico-holocausto simio que no viene a cuento más que para hacer llorar a los sensibleros.

Menos mal que Harambe no vivió para ver esto.

donkeykong