El director de “Todos cambiamos”, el más reciente estreno del cine panameño, ve su película como una causa que permite apoyar y visibilizar a la comunidad transexual en Panamá y Latinoamérica

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

Con “Todos cambiamos”, Arturo Montenegro ha revelado su faceta más comprometida. Lo hace no solo hondeando la bandera de la causa LGTBQ+. En esta entrevista, también habla de la intolerancia de los grupos profamilia y religiosos, la calidad moral de los panameños y la falta de compromiso de nuestros políticos en el último medio siglo.

DESPUÉS DE COMEDIAS COMO “EL CHEQUE”, “DONAIRE Y ESPLENDOR” Y “CONGELADOS EN RUSIA”, ¿QUÉ LLEVA A ARTURO MONTENEGRO A HACER ESTE CAMBIO DE REGISTRO Y HACER UN DRAMA SOBRE LAS NUEVAS FAMILIAS?

En la vida, tanto profesional como personalmente,  me gusta explorar y tomar riesgos. Esto me ha permitido adentrarme en otros géneros. Lo importante para mí, más que el género, es si hay una historia que contar.

Pero contestando tu pregunta, fueron muchos los factores que me llevaron a querer hacer esta película. Uno de ellos, es que Panamá no tiene una ley que proteja al colectivo LGTBQ+ en temas tan básicos como unión civil. Aparte, nuestra sociedad entiende que tiene el derecho de pisotear a estas personas, por el simple hecho de tener una orientación sexual distinta a la nuestra.

Además, desde pequeño me enseñaron a conectarme con el lado de la humanidad y abogar por la defensa de los derechos humanos. En el proceso de investigación que realicé para esta película, conocí a muchos hombres y mujeres transexuales que me confirmaron lo que ya intuía: la vida de los transexuales en Panamá y muchos países de Latinoamérica es muy dolorosa y sufrida.

ORIGINALMENTE, EL PROYECTO SE LLAMABA “LA SEÑORA LIZZIE”. EN ESE CAMBIO DE TÍTULO QUE TUVO LA PELÍCULA, PARECE TAMBIÉN QUE HUBO UN CAMBIO DE POSTURA: YA NO SE TRATA SOLO DE UNA FICCIÓN, SINO DE UNA CAUSA.

Cuando estábamos en el proceso de posproducción editando la película, nos dimos cuenta que esto no se trataba solamente de la señora Lizzie, sino de la familia Ponce. Sentimos, por ejemplo, que a través del personaje de Mario, el hijo mayor, podíamos contar cosas distintas con esta película.

Además, el personaje de Nicole, interpretado por Gretel Roux, se convirtió en el símbolo de la esperanza: esa persona que cuando menos lo esperas y más solo te encuentras, te extiende una mano. Por eso decidimos cambiar el título de la película y cambiar el enfoque de la campaña, basándola en las nuevas familias.

SIN DUDA, EL GRAN DESCUBRIMIENTO DE LA PELÍCULA ES ARANTXA DE JUAN, QUE INTERPRETA EL PAPEL DE FEDERICO/LIZZIE. ¿CÓMO DISTE CON ELLA?

Originalmente, yo había pensado para el papel en Antonia San Juan, que interpreta a La Agrado en la película “Todo sobre mi madre” de Pedro Almodóvar. Pero Antonia me dijo que no podía hacer el papel porque le pegaba muy fuerte, por obvias razones.

También hablé con Emma Suárez, que fue la protagonista de “Julieta”, otra película de Almodóvar. Emma aceptó, pero tenía su agenda ocupada todo el año y a mí no me gusta esperar por nadie.

Yo siento que nos vamos a morir. Uno piensa que somos eternos, pero esto se va a acabar rápido. Yo tengo esta filosofía personal de que aquí vinimos no a la prueba, sino a la de verdad. Los años se pasan muy rápido y no podemos estar esperando cinco años para hacer una película.

En ese momento, me acordé de Arantxa, Yo la había visto en una obra que ella montó en su apartamento en Madrid, llamado “Magnani Aperta”, donde encarna a Anna Magnani en el momento que recibe la llamada donde le informan que está nominada al Óscar, pero ella también sabe que está enferma de cáncer. Busqué su foto y pensé: “Ella puede hacer de hombre”.

PARECE EVIDENTE QUE CON “TODOS CAMBIAMOS” TE INSPIRASTE EN EL CINE DE PEDRO ALMODÓVAR, ALGO QUE ME LO REARFIMA LA BÚSQUEDA QUE HICISTE DE TU PROTAGONISTA

Almodóvar me parece un cineasta brillante. Él estuvo en el lugar y el momento correcto, que fue la España del destape y se convirtió en un precursor del movimiento. Además, siempre ha tenido la valentía de decir las cosas como son. Por eso el mundo del cine ha sucumbido ante su figura.

Pensando en su carrera, no puedo evitar comparar la España posfranquista con la Panamá actual. La diferencia es que allá en España, así seas de un pueblo como lo es Almodóvar, formas parte de un país cosmopolita. Aquí seguimos en el pueblo y moriremos en el pueblo. Estamos muy atrasados. El hecho de que se genere una polémica porque Gaby Gnazzo enseña las tetas en la película, me lo demuestra.

En cambio, nadie habla de escenas en la que Mario le dice a su madre que su padre fue a buscarlo a la escuela y dijo que se va a operar para cambiarse de eso. Eso no se escucha en el cine, ni en un café, ni en la vida. Nos gusta juzgar, pero los panameños no somos ningunos santos. Nuestro sistema judicial, por ejemplo, es un desastre. Y nuestra calidad moral, es muy baja.

AHORA QUE LO MENCIONAS, MARIO ME PARECE QUE ES UNO DE LOS PERSONAJES MÁS INTERESANTES DE LA PELÍCULA, POR LAS CONNOTACIONES DEL MALESTAR QUE TIENE CON SU PADRE CUANDO DESCUBRE QUE QUIERE HACERSE LA OPERACIÓN DE CAMBIO DE SEXO

Esa reacción se debe a que es el hijo mayor. Los niños, cuando menos años tienen, no hace mucha diferencia este cambio. Esto pasa en todas las ramas, no solo en la transexualidad. Los niños vienen en un estado natural y dependiendo de cómo se les educa, se van creando prejuicios que son conductas aprendidas. Por eso los otros dos hermanos lo ven distinto a Mario: ellos quieren a su padre y eso es lo que importa. Pero Mario no. Él ha convivido más con su padre, han ido juntos al cine y se han relacionado más. Por eso está tan enojado. Pero con tratamiento e información, empieza a aceptar a su padre.

EN SU VIAJE A TAILANDIA, CUANDO SU ANFITRIONA LE EXPLICA LA FILOSOFIA DEL GRENG LAI, ENTENDÍ QUE EL MALESTAR DE MARIO NO RESPONDE TANTO AL DESENGAÑO QUE SUFRIÓ CON LA NOTICIA DE SU PADRE, SINO LO QUE ESTO SIGNIFICA PARA SU PROPIA SEXUALIDAD.

Tailandia es un lugar mágico, que te impacta lo quieras o no. En Mario, este viaje le causa un impacto espiritual al conocer la filosofía budista. Entiende que así como hay otras orientaciones sexuales, hay otras creencias espirituales. Hablamos entonces de como la fe no debería ser un muro que nos separe, sino un puente que nos una.

¿ERES UNA PERSONA RELIGIOSA, ARTURO?

Más que religiosa, me considero una persona espiritual.

¿Y QUÉ SIGNIFICA PARA TI SER ESPIRITUAL?

Hacer el bien y no hacer daño a los demás.

CONSIDERANDO ESTA POSTURA, ¿CÓMO HAS RECIBIDO LA NOTICIA DE GRUPOS PROFAMILIA Y RELIGIOSOS QUE HAN RECOLECTADO FIRMAS PARA QUE “TODOS CAMBIAMOS” NO SE PROYECTE EN EL CINE O QUE LA CENSUREN PARA QUE LOS NIÑOS NO LA PUEDAN VER?

Hay un gran grupo de la población que piensa distinto y esto ha generado un debate, en forma de memes, recolección de firmas y burlas. Pero casualmente, la película está hecha para ellos también. Queremos que se hable del tema, como efectivamente se ha hecho. Nunca antes se había hablado sobre la transexualidad en Panamá como se está haciendo ahora.

Como parte de nuestra campaña de promoción, hemos ido a foros, canales de televisión, emisoras de radio y periódicos, buscando que la mayor cantidad de personas entiendan que no es fácil vivir en países como Panamá cuando tienes una identidad sexual diferente. Era justo y necesario hacer esto, como dicen en la iglesia.

RETOMANDO EL TEMA DE TAILANDIA, NO ES LA PRIMERA VEZ QUE UNA PELÍCULA TUYA TIENE ESCENAS EN EL EXTRANJERO.  EN “DONAIRE Y ESPLENDOR”, UNO DE TUS PERSONAJES REGRESA A PANAMÁ DESPUÉS DE VIVIR EN ALEMANIA. EN EN “CONGELADOS EN RUSIA”, EL PERSONAJE DE JOSHUA BLAKE VIAJA A RUSIA PARA CUMPLIR SU SUEÑO DE VER A LA ROJA EN EL MUNDIAL. ¿QUÉ NECESIDAD DE AMBIENTAR TUS PELÍCULAS EN ESTOS ESCENARIOS?

En el caso de “Congelados en Rusia”, viajar está relacionado con el sueño de un chico pobre de San Miguelito, que representa al panameño promedio, que le dieron país por cárcel, como se la dan a nuestros políticos cuando se enfrentan a la justicia. Por eso hicimos el chiste de galaxia por cárcel. Es como decir que todos los panameño que no tienen acceso a viajar, están dentro de una cárcel. Es una crítica social.

En “Donaire y Esplendor”, la intención del regreso a casa es darle valor a nuestras raíces. Los panameños solemos menospreciar nuestro folklore y lo percibimos como una cosa menor. Por eso en la película rescatamos elementos como nuestra pollera, la mejorana, el tamborito y el carnaval.

En cuanto a “Todos cambiamos”, el viaje está relacionado como te comenté como el tema de la fe y las creencias. También la idea de mostrar un país, Tailandia, que ha desarrollado un sistema médico que ha ganado fama mundial por sus operaciones de reasignación de sexo, operación que nunca se ha practicado en Panamá, sin que esto choque con su desarrollo espiritual.

¿ES RENTABLE HACER CINE EN PANAMÁ CON FINANCIAMIENTO PRIVADO COMO HAS HECHO EN LA MAYORÍA DE TUS PELÍCULAS?

Dependen de las ventas internacionales. En el caso de “Todos cambiamos”, pronto tendremos una reunión con Sony Picures, que se interesó en la película.

¿QUÉ PRESUPUESTO MANEJAS PARA TUS PELÍCULAS?

Nosotros producimos a un costo muy efectivo. No nos estamos volviendo locos. Todas nuestras películas tienen el mismo presupuesto, unas con unos dólares más y unas con unos dólares menos, pero todas están la mismo rango que sería el medio millón de dólares. Esto incluye la campaña de promoción, que con “Todos cambiamos” ha sido muy fuerte.

ESTA SEMANA, SALIÓ LA NOTICIA DE QUE “TODOS CAMBIAMOS” VA A SER LA REPRESENTANTE PANAMEÑA PARA LOS PREMIOS ÓSCAR 2020. ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA LA PELÍCULA?

Es una validación y reconocimiento para la película, justamente cuando va a empezar su ruta de festivales. Esto va acompañado de una campaña país. Ya conseguimos un acuerdo para darles a todos los miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood la bolsa del café geisha que se ve en la película y de esta manera prueben el mejor y más caro café del mundo.

La gente tiene que entender que la campaña de “Todos cambiamos” para el Oscar es también una campaña país, porque si la película queda seleccionada entre las cinco nominadas, el nombre que se va a escuchar es el de Panamá. Por eso tenemos instituciones como la Autoridad de Turismo, el nuevo Ministerio de Cultura, el Ministerio de Comercio e Industria y la Cancillería, deberían involucrarse en este proceso.

¿QUÉ OPORTUNIDADES CREES QUE TENGA “TODOS CAMBIAMOS” DE SER SELECCIONADA EN LA CATEGORÍA MEJOR PELÍCULA INTERNACIONAL CONSIDERANDO QUE LA ACADEMIA YA LE DIO EL PREMIO HACE DOS AÑOS A “UNA MUJER FANTÁSTICA”?

A pesar de que ambas películas están protagonizadas por personajes transexuales, manejan temas distintos. “Todos cambiamos” habla del tema desde el punto de vista de la familia. Nunca se ha visto un contenido sobre este universo con estas características. La Academia, en esta categoría, suele buscar causas y “Todos cambiamos” lo es, y una muy importante: no hay derechos en este país, ni en muchos de Latinoamérica, para los transexuales.

Así que es cierto lo mencionaste antes de que la película quiere abanderar la causa. La comunidad trans está tan pisoteada en esta parte del mundo y tienen que pelear por sus derechos básicos todo el tiempo. Pero como somos un país tropical alegre, pasan los 500 años y no cambia nada.

SI TODO SE VA A ACABAR, COMO DIJISTE ANTES. ¿CUÁL ES EL SIGUIENTE PASO DE ARTURO MONTENEGRO?

Que no se acabe y que siga la fiesta del cine, con más contenido y más desarrollo ahora que tenemos un nuevo Ministerio de Cultura. Pero sí me parece importante dotarlo de presupuesto. ¿De qué sirve un ministerio sin plata?

Los políticos dicen muchas cosas, usualmente, lo que la gente quiere escuchar. Pero mi pregunta es: ¿Los políticos nos han cumplido en los últimos 50 años? Yo diría que no. Nuestros dirigentes tienen que entender el cine, así como todas las artes, son un ejercicio de identidad. Por eso me encanta la idea del Ministerio de Cultura, siempre y cuando le den un presupuesto equivalente al 1%, 2%, 3%, 4% de nuestro PIB.