La verdad
es complicada
de llevar
siempre
a cuestas.


Envidio
la manera que tienen
de soñar los caracoles,
y de contar
con salir a pasear,
imaginar correr,
y agitar a las masas
con una sola palabra”

Jon Andion

Escrito por:
Charo García Diego
[email protected]

No existe mejor manera para confundir la realidad que crear un bulo que crezca sin parar. Si, además, lo acompañamos de la invisibilidad de aquello que no interesa que se conozca y salga a la luz, hemos conseguido que algo que no es cierto se dé por válido.

Entre lo cierto y la opinión existe un complejo trecho que recorrer. Por ello los conocimientos vulgares e insuficientes hacen que las opiniones se tambaleen. Yo misma siempre pensé que la población tica era mayoritariamente blanca. “El mito blanco”, documental de Gabriel Serra, me ha informado que no es así.

Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI: “El pájaro de fuego” de César Caro Cruz

Tres son las historias de vida que nos cuenta el director. En primer lugar, están una madre soltera nicaragüense y sus tres hijos que viven en La Carpia (asentamiento urbano situado entre dos ríos bastante contaminados que se encuentra próximo a la capital de San José). La segunda historia la protagoniza una indígena Ngäbe-Bugle de Panamá que trabaja en los cafetales de la comunidad de Sabalito, y la tercera de las historias tiene por actor principal a un abuelo antillano que vive en un pueblo abandonado, rodeado de naturaleza, cerca del tren en el caribe costarricense, donde las oportunidades laborales para los jóvenes son nulas. Tres historias que nos sitian ante la migración forzosa y el racismo que hay detrás de esta invisibilización.

En realidad, lo que el director de la película está denunciando es como en sociedades pluralistas en las que existen comunidades diversas, los grupos estigmatizados aparecen a ojos sociales como los no negociables y sin capacidad de adaptación. Si la invisibilidad no fuera tal, habría capacidad innata por parte de los grupos para encontrar cosas que los unan y no cosas que los separan.

Romper con la homogeneidad cultural ancestral abre el paso a convivencias y a un gran enriquecimiento, no solo educativo, cultural o folclórico, sino también económico. Cuando la economía se flexibiliza, se le da trabajo a la mano de obra inactiva. La desconfianza generalizada ante el migrante pobre, como observamos en las tres historias de la película que comparten un mismo territorio, fomenta la “aporofobia” y dificulta la comunicación, haciendo que los marginados sean vistos como una posible agresión.

La realidad es otra: sociedades que permiten que los pobres existan, también engendran los odios hacia ellos para legitimar la supremacía biológica, creando una estructura de clases basada en la dominación de aquellos que más bienes económicos poseen. Una pirámide social, consolidada de siglo en siglo que tiene una base amplia donde están la mayor parte de los pobres y que culmina en una cima pequeña donde se asienta el 5% de la población con supremacía económica.

Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI: “Río Sucio” de Gustavo Fallas

Es Gabriel Serra un director comprometido con la verdad, la investiga y la cuenta de manera cruda, acompañada de algunas confesiones llenas de ternura. Una madre nicaragüense dice: “…yo no me voy de Carpia, yo amo mi Carpia”, otra madre indígena:” …yo les digo que tenemos que preservar nuestra cultura indígena…” y dos abuelos antillanos que juegan al domino esperando el final de sus días.

Sus planos sellados por una fotografía en blanco y negro, metaforizando lo lúgubre de las historias y al mismo tiempo clamando que vivimos a duras penas y forjados por duros golpes. Sin duda, Gabriel Serra nos deja claro que los blancos costarricenses se acompañan de hombres, mujeres y niños que no lo son.

FICHA TÉCNICA

País: Costa Rica, Nicaragua, México (2020). Guion y dirección: Gabriel Serra. Producción: Amaya Izquierdo. Cinematografía: Odei Zabaleta. Montaje: Koki Ortega. Sonido: Nicolás Aguilar, Stefano Zolla, Gabriela Rivas Feoli. Música: Ricardo Wheelock, Eddy Monge. Duración: 72 minutos. Formato: B&N. Idioma: Español. Sinopsis: Existe el mito de que en Costa Rica su población es mayoritariamente blanca. Milagros madre soltera nicaragüense vive en La Carpio, una comunidad marginada en las afueras de la capital. Se exilió en Costa Rica por los recientes conflictos sociopolíticos de su país. Emerita Bejarano dejó su comunidad nativa Ngäbe de Panamá para trabajar en las plantaciones de café de la comunidad de Sabalito, territorio dividido entre dos países. Janis Howlet de origen afroantillano, vive en un pueblo abandonado pero lleno de naturaleza a orillas del tren en el Caribe costarricense donde no hay muchas oportunidades.


SOBRE LA AUTORA

Charo García Diego (Salamanca, 1961) es pedagoga, socióloga y psicóloga Social. Organizadora, coordinadora y difusora en los medios de comunicación de actividades culturales desde 1990 en España. Ya en sus inicios universitarios, estudia, investiga y escribe crítica de cine. Sus intereses giran en torno a la difusión de culturas transversales, multipluridisciplinares y versátiles que aporten enriquecimiento formativo a las nuevas generaciones. En la actualidad, coordina el libro “Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI” de la editorial Extravertida, que verá la luz en septiembre 2021 junto a una Muestra de Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI, que recorrerá varias ciudades españolas y foráneas. Colaboradora habitual en la revista digital LADOBERLIN.


SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE MATERIAL EXTRA

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo un resumen semanal de las noticias más destacadas del cine panameño, la cartelera semanal de Cine Extra e invitación a los eventos especiales organizados por Material Extra: