Este nuevo espacio busca a través del poder del otro cine, llegar a los habitantes de Santa Ana y hacerlos reflexionar sobre temas como el desplazamiento, la discriminación, el feminismo y la explotación laboral desde otra perspectiva

Luis Lorenzo
(@LuisAndreLT)

Santa Ana, que fuera parte del arrabal de la antigua ciudad de Panamá, así como epicentro de históricos mitines políticos, por el simple hecho de ser el vecino incómodo del aristocrático barrio de San Felipe, ha perdido su esplendor de antaño pero no su capacidad de ser noticia. Lo hace hoy a través del arte, para ser más preciso del cine, al realizar el 7 de junio la primera proyección de Cineclub Parque de Santa Ana.

Organizado por el Centro de Imagen y Sonidos, Fundación Mente Pública y El Atelier, el germen de este espacio se gestó el año pasado cuando estos colectivos artísticos organizaron una proyección de películas en conmemoración del 28vo. aniversario de la Invasión de Panamá. “Con esta actividad nos dimos cuenta de la necesidad que tiene la gente de este barrio de ver otro tipo de cine”, explicó Fanny Huc (vocera de Mentepública).

IMG_8601

La curaduría de filmes está pensando en los santaneros y el efecto en ellos.

La primera obra en proyectarse en Cineclub Parque de Santa Ana fue la chilena “La Nana”, dirigida por Sebastían Silva y protagonizada por Catalina Saavedra, filme que muestra desde un humor negro agudo las argucias de una niñera de una familia de clase alta de no ser desplazada de su trabajo tras caer enferma, lo que provoca que su patrona contrate a otra mujer para que la ayude en sus tareas mientras está de licencia.

El interés en presentar esta película en particular, así como las siete restantes que conformarán este primer ciclo, no reside en sus palmarés o rentabilidad en taquilla -destacado de por sí en el caso de “La Nana”, al contar con el Premio del Jurado World Cinema del Festival de Sundance 2009 y una nominación como Mejor película de habla no inglesa en los Globo de Oro-, sino en la capacidad de estos filmes de resonar entre los santaneros.lanana-principal

El primer filme en presentarse fue la chilena "La Nana".

“La curaduría fue pensada en la regionalidad de Santa Ana y las particularidades que viven diariamente las personas de este barrio”, agregó Huc. De ahí que este encuentro estuviera acompañado de un conversatorio a cargo de la psicóloga Sharon de León, dinámica que piensan repetir en los siete próximos encuentros pautados para los jueves de junio y julio en El Atelier -taller artístico ubicado diagonal a la Plaza de Santa Ana- a partir de las 7:00 de la noche.

De León aprovechó el espacio para hablar sobre la importancia de los padres en la crianza de sus hijos, al señalar que como sucede en “La Nana”, muchos transfieren esta tarea a sus empleadas para responder a las exigencias del mundo moderno. El problema reside en que un niño en sus primeros cinco años, tiempo transcendental donde se moldea su personalidad y carácter, puede experimentar un considerable rotación de niñeras, lo que provoca que con ello su estabilidad emocional se tambalee.IMG_8608

La psicóloga Karen de León fue la primera invitada del conversatorio.

Pero de la manera en que está estructurado este conversatorio, se le puede considerar más bien un iniciador o provocación, porque el interés detrás de la promoción de estos circunloquios es remover la consciencia de los asistentes. “No queremos que el Cineclub se quede en el entretenimiento de las películas, ni mucho menos que se sienta como un evento inalcanzable o didáctico. Lo que buscamos es comprender cómo se sienten las personas que viven en el área acerca de los temas que vamos a tocar y que nos hablen de sus experiencias”, concluyó Huc.

Temas que irán desde la migración, el desplazamiento, el amor, la discriminación, el feminismo y la explotación laboral, este último el que rige más claramente el filme pautado para el jueves 14 de junio: “El patrón, radiografía de un crimen”, del director argentino Sebastián Schindel. De esta manera, Santa Ana se coloca nuevamente como la sede de una revuelta, solo que esta vez desde la congregación cinematográfica.