71 kilómetros. Esa es la distancia entre la provincia de Panamá y la de Colón. En teoría, esta cercanía con la capital, una economía propia marcada por zonas francas, sistemas portuarios y potencial turístico, así como una historia llena de color y dolor, indican que estamos ante uno de los nodos urbanos más importantes de Panamá.

Pero como indica el cineasta colonense Abel Aronategui, la realidad de su provincia, más que citadina, se encuentra más cercana a la del interior. Por lo tanto, su población acusa complejos problemas sociales -falta de agua, infraestructuras tambaleantes, altos índices de desempleo e inseguridad y una educación deficiente- donde ha tenido mucho que ver el abandono sistemático de las autoridades.

13585106_1188203427867280_7078351039587494974_o

Nilka Denis y Arturo Montenegro en la proyección de "El Cheque" de Cine Millo.

Queriendo cambiar eso, Aronategui junto con los también colonenses Harry Oglivie, Brian Ruiz, Ireul Thyme y Miroslava Herrera han fundado el colectivo Contra-Peso, con la intención tanto de reconfortar a la población a través de la cultura, como de desarrollar el potencial cinematográfico que tiene una provincia llena de historias aún sin contar.

Para ello, el colectivo ha empezado su bagaje con la proyección de películas alternativas -entre ellas, la cubana “Conducta”, la japonesa “La tumba de las luciérnagas” y la panameña “El cheque”-, actividad denominada Cine Millo, para utilizar el séptimo arte como herramienta de análisis, crítica e interpretación de la realidad.

Estas proyecciones, que se han realizado en espacios al aire libre, centros educativos y salas alternativas de forma gratuita, han sido acompañadas con conversatorios para que ofrecerle al público un espacio de expresión. “La idea es que los colonenses empiecen a ver el cine más allá del ocio y el entretenimiento”, me comentó Aronategui.

“Nosotros consideramos que la Ley de Cine, el Concurso Fondo Cine y el Taller Integral Dicine no es algo que debería beneficiar a la capital solamente, sino que debería extenderse a otras latitudes del país” – Abel Aronategui.

En su segunda etapa, Contra-Peso ha empezado a ahondar en la formación técnica de los colonenses a través de talleres cinematográficos, como sucedió el 30 de abril cuando realizaron un taller de apreciación cinematográfica impartido por Ariel Araúz Barnes en Cine Star, para de esta manera empezar a formar, potenciar y dar a conocer a la futura generación de cineastas colonenses.

La idea no es descabellada, ya que es sabido que en Colón hay talento de sobra. En la actualidad hay exponentes dentro del movimiento cinematográfico como lo son Said Isaac (director del Festival Internacional de Cine Pobre Panalandia) y Arianne Benedetti (exdirectora de la Dirección de Cine de Panamá y actualmente en rodaje de su ópera prima “Más que hermanos”), aunque su trabajo y rango de influencia se encuentra concentrado en la capital.

Por eso no sorprende el llamado a la descentralización que realiza Contra-Peso: “Nosotros consideramos que la Ley de Cine, el Concurso Fondo Cine y el Taller Integral Dicine no es algo que debería beneficiar a la capital solamente, sino que debe extenderse a otras latitudes del país para que Colón pueda hacer uso de estos privilegios”, agrega Abel.

Para mayor información sobre Contra-Peso, puedes ingresar a su página web www.contra-peso.com o seguirlos en sus redes sociales -Contra Peso C3 en Facebook, Instagram y Twitter-.

1.

Contra-Peso quiere recuperar, a través del cine, la utilización de espacios públicos.