Por esa misma naturaleza salvaje que menciona Enrique Pérez Him, su documental “Abuelos: Un viaje a la raíz” pasó de ser un pellizco de un proyecto mucho más grande, a una travesía inesperada a la comarca Ngäbe-Buglé

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

A pesar de considerarse más guionista y director de ficción que documentalista, con “Abuelos: Un viaje a la raíz”, Enrique Pérez Him incursiona nuevamente en el el género después de presentar “Caos en la ciudad” en el 2012 en el marco de DOCTV Latinoamérica.

LEER: #Reseña: “Abuelos: Un viaje a la raiz”, la semilla original

“Cuando escribo un guión, yo siento que tengo el control, que es muy propio de la ficción. Pero el documental me ayuda, no tanto a mi saber profesional como mi desarrollo personal, a aprender que las cosas pasen y que hay que apropiarse de ellas, por la naturaleza salvaje que tiene este formato”, explica Pérez Him.

Esta fue la entrevista que le hice en ocasión del estreno de “Abuelos: Un viaje a la raiz”:

¿CÓMO NACIÓ LA IDEA DE HACER “ABUELOS: UN VIAJE A LA RAIZ”?

Yo tengo un proyecto que se llama “Guararé”, un documental sobre el pueblo natal de mi padre donde quiero explorar todas esas costumbres que son originarias de esa zona del país que se volvieron de alguna manera el folclore oficial de Panamá, como lo es la pollera, el montuno y la cumbia.

Yo me gané el Concurso Nacional Fondo Cine 2014 con este proyecto, pero nunca me lo pagaron. Pero en vez de engavetarlo, la idea de este documental ha estado evolucionando en mi cabeza desde entonces, porque yo decidí que no lo iba a producir hasta que se resolviera esa situación con el Fondo Cine.

Entonces cuando surgió la oportunidad de Documental Panamá de TVN – Canal 2, yo decidí pellizcar un pedacito de lo que había investigado con “Guararé” y hacer una versión corta de lo que quiero hacer con esa película cuando consiga los fondos.

Entre esos temas, está la saloma y el grito, una tradición que es muy panameña, pero que nadie sabe cuál es su origen. Investigando más obre el tema, me encontré con un folclorista, Pastor Durán, que escribió un artículo de opinión que me encontré en un periódico digital donde él argumentaba que el grito y la saloma son de origen Ngäbe-Buglé. Ahí fue cuando me propuse conocerlo.

¿CÓMO CAMBIO LA IDEA ORIGINAL QUE TENIAS DEL DOCUMENTAL CUANDO CONOCISTE A PASTOR?

Cuando hablé con Pastor, él me empezó a decir que la mayoría de las costumbres y nombres de los pueblos que hay en Los Santos, son de origen Ngäbe-Buglé. Me llamó la atención que un folclorista, que usualmente son muy ortodoxos y regionalistas, me hablara mucho de los Ngäbe, hasta tal punto de preguntarme si era de aquí o de allá.

Ahí fue cuando descubrí que Pastor vivió 10 años en la comarca, habla el idioma Ngäbe y conoce mucho de su cultura. Inclusive, escribió un libro, “Por las sendas de nuestros ancestros”, donde registró todas su vivencias en la comarca.

Ahí fue donde me percaté que Pastor era el verdadero personaje de mi documental y que había una historia más interesante con él, lo que me comprueba que el documental es una bestia salvaje: cuando tratas de montarte en ese cabello y llevarlo a un lado, él te lleva para otro. Esto, que se puede pensar que es un problema, no lo es tanto, por que si dejas que te lleve a donde el quiere, lo hará a lugares más interesantes.

Por eso decidí contar la historia de Pastor Durán y cómo habita estos dos lugares, el Distrito de Guararé y la comarca Ngäbe-Buglé.

ME LLAMA LA ATENCIÓN QUE “ABUELOS” ES UN DOCUMENTAL SOBRE LOS INDÍGENAS… PERO NO ESTÁ DIRIGIDO POR UNO.

Yo no tenia intención de hacer un documental sobre los indígenas, pero “Abuelos” se transformó en mi historia encontrándome con ese camino, como le sucedió a Pastor. Así que sí, estoy haciendo un documental sobre los pueblos indígenas, pero desde la mirada de alguien que no es indígena, la mia y la de Pastor.

Yo sentía que esa era la manera correcta de abordar un documental sobre los Ngäbe, porque yo tengo más relación con Pastor que la que tengo con los indígenas. Por eso yo necesitaba conectar con Pastor para a través de él poder contar esta historia. Si yo lo hubiera hecho sin Pastor, me hubiera sentido muy hipócrita y no hubiera hecho el documental.

CON ESTA TRAVESÍA EN LA QUE TE EMBARCASTE JUNTO CON PASTOR, NOS VIENES A RECORDAR DE DÓNDE VENIMOS. ¿POR QUÉ HACER ESE RECORDATORIO?

Este es el segundo documental que yo hago, después de “Caos en la ciudad”. Yo siento que tanto “Caos” como “Abuelos” dicen verdades muy obvias. No revelan cosas que uno ya no sepa, simplemente refuerzan algo que la gente no quiere aceptar o recordar.

El planeta entero está colonizado por una cultura dominante, una forma de ver la vida, que es la civilización occidental, que es inevitablemente blanca. Esto hace que cualquier otro grupo que no sea blanco, es conocido por nosotros como una minoría.

ESO ME RECUERDA UNA ANÉCDOTA QUE ESCUCHÉ EN ÁFRICA EN AMÉRICA DONDE MENCIONABA QUE EL CENSO EN PANAMÁ SOLO ALCANZA UN 10%, PORQUE HAY PERSONAS QUE A PESAR DE QUE TIENEN HERENCIA NEGRA O INDÍGENA NO LO ACEPTAN.

¡Dicen que son blancos! Yo he conocido gente negra que dicen que no son negros. También otros negros que se refieren a otros negros peyorativamente como chombos. En el caso de alguien que evidentemente no puede ser completamente blanco, porque tienen el pelo rizado o tiene la piel chocolatita, dicen que son mestizos, pero nunca negros.

Para mí, esto tiene mucho que ver con el hecho de que desde que nacemos, nos meten en la cabeza que todos tenemos que ser blancos. Te blanquean la mente y tu estilo de vida, desde la forma en que te vistes, la música que escuchas, las cosas que comes, el trabajo que quieres tener y el lugar donde quieres vivir. Todo se hace blanco sin importar si eres negro, chino o indígenas.

Aceptar y asumir este estilo de vida occidental, genera conflictos, porque cuando salen indígenas a protestar porque quieren hacer una hidroeléctrica o una mina, salen personas diciendo: “¿Qué le pasa a esos cholos que no nos dejan progresar?”.

Pero estas personas que critican a los indígenas nunca se han tomado el trabajo de ir a la comarca para ver cómo viven y cuáles son los valores que ellos tienen. “Abuelos” va por ahí: es una invitación a entender cómo viven estas personas y cuáles son sus valores, a entenderlos antes que criticarlos.

¿CUÁL FUE TU DESCUBRIMIENTO PERSONAL MÁS IMPORTANTE CON “ABUELOS”?

Que yo como panameño tengo acceso a la cultura indígena de manera más fácil de lo que pensaba. En Panamá no es tan difícil como en Venezuela, donde tienes que ir al Amazonas para conocer una etnia indígenas. Aquí en seis horas estás en la comarca Ngäbe y en seis en Guna Yala.

Porque yo te hago esta crítica ahora, pero hasta hace seis meses yo era uno de esos panameños que nunca antes me había tomado el trabajo de ir conocer y lo cierto es que no tenemos excusas.

QUIERO RETOMAR UN CONCEPTO QUE MENCIONASTE ANTES: ¿POR QUÉ DICES QUE EL DOCUMENTAL ES UNA BESTIA SALVAJE?

Yo pienso que cuando uno hace una película de ficción, uno trabaja a partir del guión. Eso tiene sus pros y su contras. Si el guión es muy bueno, vas a hacer una buena película inevitablemente. Pero por otro lado, tú no quieres dañar nada y por eso procurarás ir al pie de la letra.

Pero si el guión es malo y tú lo sabes, tu fluyes un poco, improvisas y si algo pasa en el rodaje que te gusta, tú lo aceptas.

En el documental pasa que nunca vas a tener un guión de hierro, porque estas trabajando sobre la realidad. Entonces yo creo que el buen documentalista está totalmente abierto a que la realidad lo sorprenda y fluye con ella. Por que si estás muy rígido con el guión, estás dejando afuera muchas cosas que la misma vida te está ofreciendo.

Por eso pienso que el documental es como montar una bestia salvaje: tienes que dejar que te lleve a donde él quiere, porque si tratas de controlarlo, te tumba. Para ello uno tiene que aprender a sacarle el jugo a la realidad, incluso si es un documental histórico, porque la realidad es incontrolable y casi siempre vas a descubrir algo que no estaba contemplado.

 

OTRO CONCEPTO QUE MENCIONASTE FUE QUE TUS DOCUMENTALES DICEN VERDADES OBVIAS. ¿POR QUÉ INSISTES EN ELLAS ENTONCES?

Yo pienso que cuando hice “Caos en la ciudad”, había en ese momento un esfuerzo mediático de parte del gobierno de Ricardo Martinello, sobre todo audiovisual, de decir que no era cierto que nuestra planeación urbana era caótica. Yo necesitaba hacer algo que dijera lo contrario, porque la gente se lo estaba creyendo.

En el caso de “Abuelos”, responde a sucesos como el de Barro Blanco, una batalla perdida donde destruyeron el estilo de vida de muchas comunidades indígenas, mientras que en la ciudad lo justificamos diciendo que ese es el progreso.

Eso va a seguir pasando siempre que nosotros pensemos que los indígenas no valen nada, son ignorante y retrógrados, lo cual no es cierto. Los indígenas atesoran mucha sabiduría sobre temas como las plantas, el trabajo de la tierra, la medicina tradicional y la organización colectiva.

También tiene mucho que ver en el contexto en el que estoy haciendo cine, un país donde muchas cosas no se han dicho en este formato. Así que toca decir las cosas, aunque ya se hayan dicho en otros medios, como la literatura, el periodismo y la radio.