El director panameño comparte cómo fue el proceso de gestación coral de esta película centroamericana. También reflexiona sobre el covid-19 y su capacidad de superar la ficción que plantea “Días de luz”

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

Aprovechando la proyección de “Días de luz” en La Subterránea, recuperamos esta entrevista que hicimos a Enrique Pérez Him en nuestro videopodcast En el cine no se habla sobre esta película centroamericana que une a Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá en la pantalla grande.

Pérez Him hace énfasis en cómo el trabajo coral, que involucró una dupla de director-productor por país, cambió por completo su proceso personal de escritura y dirección.

Crítica: Hágase la luz, y “Días de luz” se hizo

“Para mí el logro más importante de ‘Días de luz’ es que se ve como una sola película”, dice el director. “Mi terror más grande cuando emprendí este proyecto es que se viera como muchas historias y no una sola historia”.

También revela el principal objetivo que se propusieron todos involucrados con este filme: empezar a unificar al público centroamericano, de manera que nuestras películas salten las barreras nacionales y accedan a una audiencia mayor.

ESTA PELICULA TIENE LA PARTICULARIDAD QUE PARTICIPAN TODOS LOS PAÍSES DE CENTROAMÉRICA. ME FASCINA ESTE CONCEPTO YA QUE ABRE LAS POSIBILIDAD DE NUEVOS MODELOS DE COPRODUCCIÓN. ¿CÓMO FUE QUE SE PLANTEARON ESTA IDEA ORIGINALMENTE?

Fue bastante complejo trabajar con muchas personas de diferentes países. Usualmente cuando uno desarrolla un largometraje, un director y productor trabajan juntos y empiezan a jalar la carreta. Este es un proceso largo, por que la búsqueda de financiamiento toma su tiempo.

En el caso de “Días de luz” se hizo con 12 personas, porque era una dupleta director-productor en cada uno de los seis países centroamericanos. Más allá de ser 12 personas, también fue difícil coordinar para hacer el trabajo de mesa cuando todos estábamos en diferentes países.

Pero esto no fue lo que hizo que la película demorara en estrenar, sino el tema de siempre: la búsqueda de financiamiento y el desarrollo del guión. Al ser seis directores, cada uno escribió su propio guión. Luego yo agarré las seis historias y lo convertí en un guión de largometraje.

Después yo solté el guión y se lo pasé a Mauro Borges (director y guionista de Costa Rica) que hizo otra versión del guión producto de una residencia artística que tomó en España. Luego él me pasó el guión de vuelta, y así hasta que alcanzamos la versión final.

¿CÓMO SURGIÓ LA PREMISA DE LA PELÍCULA DEL APAGÓN ELÉCTRICO EN TODA LA REGIÓN?

El proyecto surge porque queríamos hacer una película en colectivo y que no fuera ni panameña, ni costarricense, ni guatemalteca, ni hondureña, ni salvadoreña, ni nicaragüense, sino centroamericana.

Nosotros teníamos una red de contactos con productores cinematográficos de toda Centroamérica que conocimos en festivales o en talleres internacionales de cine.

Así surgió la idea de hacer una película juntos, pero no teníamos la historia. Esto es muy raro, porque uno siempre parte de la historia, pero en este caso fue al revés: armamos la red de productores y luego pensamos la premisa general de la película.

En este proceso creativo surgieron muchas ideas, entre ellas surgió la de un apagón simultaneo en la región. Fue curioso, porque días antes de empezar el rodaje de la película hubo se fue la luz en toda Centroamérica y la situación que planteamos resultó verídica. Es decir, la realidad alcanzó la ficción.

¿QUÉ REFERENCIAS ESCOGIERON AL MOMENTO DE DESARROLLAR “DÍAS DE LUZ”?

Uno siempre trabaja con referencias, pero las buscamos más pensado en el armado macro de la película. Desde un principio, establecimos que no queríamos que las historias se vieran por separado sino coral. En ese sentido, recuerdo que vimos una película llamada “Paris” de Cedric Klapisch y varias de Robert Altman.

LA HISTORIA DE PANAMÁ SE DIFERENCIA DE LAS DEMÁS AL SER LA ÚNICA QUE SE DESARROLLA EN UN ENTORNO URBANO Y LA QUE MAYOR ÉNFASIS HACE EN LA LUCHA DE CLASES SOCIALES. ¿QUÉ TE LLEVÓ A PLANTEAR ESTA HISTORIA?

Yo soy de Panamá y tengo cierto cariño por esta ciudad y sus contradicciones. Además, me gusta escribir sobre lo que conozco. En el caso de “Días de luz” quería mostrar estas contradicciones a partir de preguntarme cómo viven los inquilinos de los edificios de Marbella o Cinta Costera que tienen 60 o 70 pisos en una situación como un apagón.

¿Esas personas bajarían 60 o 70 los pisos para ir al chino a comprar la leche o esperarían hasta que regrese el servicio? ¿Que pasaría si la situación se extendiera más allá de unas horas? Así que a partir de este proceso establecí la premisa y desarrollé los personajes.

SI NO ME EQUIVOCO, ES LA PRIMERA VEZ QUE UNA PELÍCULA QUE ESCRIBES Y DIRIGES ESTÁ PROTAGONIZADA POR PERSONAJES FEMENINOS.

Es cierto y es curioso que lo preguntes, porque ahora estoy escribiendo algo nuevo donde la protagonista es mujer. Pero en “Días de luz” no fue una decisión deliberada. Más bien fue resultado de la premisa del apagón eléctrico y esta serie de preguntas que me hice a partir de los penthouse.

¿CÓMO FUE EL PROCESO DE BUSCAR QUE “DÍAS DE LUZ” SE VIERA COMO UNA PELÍCULA CORAL Y NO UNA CONCATENACIÓN DE HISTORIAS SEPARADAS COMO COMENTAS?

En la fase de desarrollo tuvimos que decidir qué se podía hacer y qué no. La idea era marcar las pautas de cómo se iba a ver el proyecto, para evitar de esta manera que un director grabara una película aislada a la de los demás.

La primera pauta que impusimos es que la historia se desarrolla alrededor de un apagón. La otra pauta era estrictamente temporal, ya que la película se desarrolla en cinco días. Así que todos teníamos que tener claro que sucedía cada día. Además, había sucesos que se daban en todos los países. Estos sucesos eran marcadores para el desarrollo de la historia macro que queríamos contar.


Lo irónica es que “Días de luz” propone la conexión entre seres humanos sin la intermediación de dispositivos electrónicos, pero la situación actual del covid-19 nos plantea lo contrario: hay una crisis, pero la tecnología nos une

Enrique Pérez Him (director de “Días de Luz”)

TANTAS PAUTAS O REGLAS A LA HORA DE DESARROLLAR LAS HISTORIAS, ¿COARTAN LA CREATIVIDAD O PERMITE QUE FLUYA?

Estas pautas que impusimos, más que obstáculos, son canales ya que permiten sintetizar las ideas. Si uno no tiene esos canales, tu mente se va para todos lados. Al final, el proceso de escritura y de cine en general consiste en sintetizar ideas.

A NIVEL DE DIRECCIÓN CINEMATOGRÁFICA, ES LA PRIMERA VEZ QUE ENTRAS AL MUNDO DE LA CLASE ALTA PANAMEÑA. ¿ESO IMPLICÓ ALGÚN CAMBIO O ENFOQUE PARA TI?

Para mí fue un reto muy grande no tanto por el tema, sino por el modelo de producción de la película. Tenía temor de salirme de las reglas que habíamos establecido de contar la película con ciertos movimientos y encuadres de cámara.

Yo fui muy rígido conmigo, así que hay una diferencia marcada en la estética y puesta en escena de esta película comparada con las de mis películas anteriores. Pero todo fue en función conseguir una propuesta que fuera armoniosa con lo que estaban haciendo mis compañeros en los otros países.

UN DETALLE QUE ME LLAMÓ LA ATENCIÓN DE “DÍAS DE LUZ”, UNA VEZ VISTA, ES EL FENÓMENO DE LA AUREORA BOREAL. ¿CÓMO SURGE ESTA IDEA?

Nosotros  empezamos a investigar sobre tormentas eléctricas y solares, por que descubrimos que dependiendo de su intensidad pueden llegar a generar interrupción en los aparatos electrónicos. Además, nos dimos cuenta que en el siglo XIX se registró la tormenta solar más grande que se ha visto, lo cual generó unas auroras boreales que fueron visible hasta en el Caribe.

¿CÓMO LLEVARON EL PROCESO DE POSPRODUCCIÓN ENTRE LOS SEIS PAÍSES?

Una de las decisiones que tomamos desde el principio fue que solo un editor iba a trabajar el montaje de la película. Nosotros terminamos de filmar en el 2017, hicimos un primer corte y arrancamos a buscar más financiamiento para terminar la posproducción. Ese proceso tomó dos años más. Usualmente, el proceso de feedback en esta etapa es entre dos personas, pero en el caso de “Días de luz” involucraba 13.

HAS HECHO MUCHO ÉNFASIS EN EL TRABAJO CREATIVO CORAL QUE INVOLUCRÓ “DÍAS DE LUZ”. A TÍTULO PERSONAL,  ¿TE SIENTES SATISFECHO CON TU TRABAJO COMO DIRECTOR EN ESTA PELÍCULA?

Sí estoy satisfecho, pero a la vez siempre pienso que uno pude haber hecho algo diferente. “Días de luz” no es la excepción. Pero para mí el logro más grande es que van a ver una sola película. Mi temor más grande con este proyecto es que pareciera un garabato de cortos, pero eso no pasó y me parece un gran logro de parte de todos.

¿CONSIDERAS QUE ESTA FÓRMULA DE COPRODUCCIÓN ENTRE PAÍSES DE LA REGIÓN DEBERÍA SER REPLICADO DE AHORA EN ADELANTE O NO LO VES VIABLE?

Esa respuesta vendrá con el tiempo, porque la idea sería que proyectos como “Días de luz” unifiquen al público centroamericano. Hasta ahora, uno hacía una película en Panamá y solo la veían los panameños, a menos que tuviera un recorrido importante en festivales internacionales.

Uno tiene la sensación que el público de nuestros países es pequeño y nos gustaría que se ampliara. Sería interesa que películas como “Días de luz” alcanzara un público más amplio a nivel regional y sumara las audiencias de Costa Rica, Nicaragua, Guatemala… Si sumamos esa audiencia, estamos hablando de alrededor de 50 millones de personas. Esto hace más viable nuestras películas a nivel económico.

Habrá que ver con el tiempo si “Días de luz” logra cautivar a un público centroamericano, más que un público nacional. Si es así, yo si recomendaría replicar el experimento. No tiene que involucrar necesariamente a todos los países, sino dos o tres. Todo en la búsqueda de una cine más regional.

ES INEVITABLE RELACIONAR “DÍAS DE LUZ” CON LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA CRISIS SANITARIA DEL COVID-19. ¿CÓMO LO VES TÚ?

Como te mencioné antes, si los apagones que se dieron en toda Centroamérica durante la realización de la película fue la realidad alcanzando la ficción, esta situación del covid-19 es la realidad superando la ficción.

Esta situación me resulta irónica, porque “Días de luz” propone la conexión entre seres humanos sin la intermediación de dispositivos electrónicos. Pero la situación actual nos plantea todo lo contrario: hay una crisis, pero tenemos la tecnología y nos podemos ver a través de nuestros celulares y computadoras.

En un principio, esta situación ha creado una conexión de hermandad entre todos los seres humanos igual que la que plantea la película, pero habrá que ver si nos mantiene unidos o nos termina de alejar. Yo espero que sea lo primero.

EL NEWSLETTER DE MATERIAL EXTRA


Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo un resumen semanal de las noticias más destacadas del cine panameño, la cartelera semanal de Cine Extra e invitación a los eventos especiales organizados por Material Extra: