Escrito por: Luis Lorenzo (@LuisAndreLT)

Hablaba en mi crónica del Día 3 del Hayah – Festival Internacional de Cortometrajes de Panamá 2016, que me declaraba impedido a la hora de reseñar fashion films. Dos días después, el Hayah me ha vuelto a poner a prueba con “Perfection is a Fake Constructs” de Risk Studios y no pienso caer en su trampa.

Solo aprovecho la ocasión para hablar de su protagonista. Hace tres años, Alejandra Araúz me parecía la actriz más prometedora de Panamá. Pero algo se truncó desde entonces. Las últimas veces que la he visto –“B616 Viaje al Sol”, “Alicia en el país de las maravillas” y ahora “Fake Constructs”-, me he quedado con la sensación de haber visto la misma interpretación sin ningún tipo de matices una y otra vez.

Araúz pertenece a la estirpe de actrices que uno de mis críticos favoritos, el español Manu Yáñez, cataloga como oximorón: interpretes de quebradiza dureza, de un coraje que solo parece posible desde la más absoluta fragilidad. Pero ya sea porque la han encasillado en ese papel o porque ha puesto el piloto automático, Alejandra se ha detenido en su ascenso. Solo espero que encuentre pronto el director que la sacude de su letargo y recupere el brillo que lleva dentro como actriz.

perfection

"Perfection is a Fake Construct".

Los dos siguientes cortometrajes en presentarse la noche del 22 de noviembre hacen de la anécdota una película. Uno de ellos, es “La Cajita” de David Iglesias. Sé que este es un cortometraje muy querido y comentado en Panamá, en especial tras su proyección en el Short Film Corner del Festival de Cannes, pero no lo considero que sea bueno.

La razón es sencilla: no me dice nada. Es, simplemente anécdotico: unos amigos se van de roadtrip a El Valle y mientras esperan a que los vengan a buscar, uno de ellos consigue un arma en el sótano y la dispara accidentalmente en la pierna a su amiga, dejando en la confusión del momento unas gomitas de osos con ácido que la adorable Margarita Vásquez se come y eso es todo. ¿Ya me entienden lo que quiero decir?

Si me dice mucho, en cambio, “La odisea fantástica” de Mario Solorzano, ganador del Festival El Heraldo de Honduras. Lo hace porque tomando la mística y fascinación que levantan en el público las películas de fantasía de la década de los 70 y 80 como “Los Goonies”, “E. T.”, “Exploradores”, “Guerra de las Galaxias” y “Star Trek” a las que “Stranger Things” ha recuperado para la causa y ha puesto de moda nuevamente este año, nos recuerda la importancia de no perder nuestra imaginación. Sin duda, haría un gran tánden con “Los Cuatro Reyes” de Reynaldo Quijada.

Con “Crono”, Jean Paul Vizuete demuestra entusiasmo, un arsenal de referencias cinematográficas e ideas prometedoras. Solo le falta lo más importante: pulimiento. La premisa de su cortometraje -dos ladrones que pueden viajar en el tiempo preparan un atraco para robar un viejo tesoro con apego emocional para uno de ellos- le permite disponer en el mismo cóctel a “Volver al Futuro”, “Jumper” y “La gran estafa”.

dt-common-streams-streamserver

"Odisea Fantástica" ganó Mejor Cortometraje en el Festival El Heraldo (Vía: El Heraldo).

Hasta aquí, todo bien. El problema llega en la ejecución, donde una dirección de fotografía hiperkinética, unos duelos físicos coreografiados como sketchs cómicos de televisión, actuaciones secundarias disonantes y un guión que parece un primer borrador y no una deseada versión final, echan en tierra su propuesta aunque sin descartarlo como un talento a tomar en cuenta en futuros trabajos.

El resto de la jornada dejó tres de los mejores películas que he visto en esta edición del festival. Los dos primeros forman parte de la selección de los mejores cortometrajes del Budapest Short Film Festival (Busho) de este año. Hablo de “Betonzaj”, sobre una peleadora de kickboxer que tiene que decidir sobre su carrera deportiva o atender su embarazo no deseado, y “Mr. Miller”, sobre un hombre que no puede sentir ni dolor físico ni emociones hasta que le quitan todos sus pertenencias, en una de las críticas más rudas que he visto hacia la deshumanización de la sociedad que recuerdo haber visto.

El último es “Father”, un stop motion sobre una hija que tiene que cuidar a su padre postrado, un exmilitar de la dictadura cívico-miliar argentina de Jorge Rafael Videla, que el realizador Patricio Plaza convierte en una de las experiencias más angustiosa sobre el sinsentido del terrorismo de Estado y el desespero de las Madres de Plaza de Mayo.

7204498a67faf2eae0440abd87498756i

"Father".