Después de “Mango pie” y “Que repartan el cake”, “Juli@” es el cierre a la trilogía del fetiche de Amine Ayoub: piezas audiovisuales cortas y conceptuales que buscan la provocación

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

Conocida en el gremio del cine panameño por su labor como directora de arte, Amine Ayoub aprovechó el Micro Cine de Cine Animal para presentar su primer trabajo como directora a secas. Se trata de “Mango Pie”, historia sobre una joven -interpretada por Sabrina Camarán, alter ego claro de la misma Amine Ayoub- que expresa su fetiche por los pies comiendo un mango.

Después de “Mango pie” vino “Que reparten el cake”. Nuevamente, es la comida el gatillo argumental del corto, solo que ahora cambia el mango por un cake de cumpleaños. Además, Ayoub no acude a la figura del alter ego. Es ella la que protagoniza esta segunda historia, otra joven que se enfrenta al tedio y monotonía de la vida moderna con fantasías sexuales desbordantes, coloridas y surreales.

El personaje que encarna Ayoub se duerme mientras espera que un cake se termine de hornear. En ese momento tiene un sueño vívido donde entra en un portal que la lleva a una fiesta de cumpleaños donde sus amigos la esperan para cantarle cumpleaños. Cuando reparten el cake, sus compañeros se lo untan mientras la desnudan, lamen y muerden para su goce personal.

La última parte de esto que he venido a llamar la trilogía del fetiche de Amine Ayoub es “Juli@”, nuestro Corto de la semana. Aquí el fetiche no es sitofílico, es decir, el alcance del placer sexual en situaciones que involucran el uso de la comidad, sino el travestismo. El protagonista también cambia, ahora es Julio Barsallo, descripto desde la sinopsis como un terrorista del género.

“Juli@” no solo busca la provocación como “Mango Pie” y “Que repartan el cake”. Aquí hay un caudal sexual más fuerte que arrastra a los personajes, hasta tal punto que están dispuesto a agredir la ley

Barsallo empieza a seguir a la mujer interpretada por Val Monique en las calles del Casco Antiguo. En un principio pensamos que estamos ante una historia de acoso sexual, pero las motivaciones de Julio no tienen nada que ver con ella per se. Le roba las llaves a Val Monique, entra en su apartamento y se viste con sus prendas, lo cual le genera un gran placer sexual.

De las tres películas que conforman esta trilogía del fetiche, “Juli@” es la más refinada y satisfactoria de todas. Su fotografía de tonos sepias le da un añejo distinguido al Casco Antiguo, el solo de saxofón que abre el filme marca el tono de la película y la elección de casting de Barsallo y Monique es acertada. Sus actuaciones son sólidas y se prestan para el juego de seducción que plantea la directora.

Pero, sobre todo, “Juli@” no se siente como un artefactos audiovisual que busca solo la provocación como “Mango Pie” y “Que repartan el cake”. Aquí hay un caudal sexual más fuerte que arrastran a los personajes, hasta tal punto de que están dispuestos a agredir la ley –tanto la jurídica, como la moral- para satisfacer su deseo. El que busca, sin duda encuentra.

Las líneas que separan los roles de género están difusas en el universo de Ayoub y sus parafilias se plasman en pantalla para plantear otras formas de goce sexual. A este discurso le falta madurar y entender que lo personal es también político, aunque hoy por hoy apreció la valentía que requiere grabar estas historias en Panamá y su exploración lúdica de los recovecos de la sexualidad humana.

EL NEWSLETTER DE MATERIAL EXTRA


Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo un resumen semanal de las noticias más destacadas del cine panameño, la cartelera semanal de Cine Extra e invitación a los eventos especiales organizados por Material Extra: