A través de la recreación de la batalla definitiva de la Guerra Civil salvadoreña, El documental de Julio López Fernández propone un escenario de dialogo para expiar los pecados de los involucrados

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
info@materialextra.com

En su ópera prima, el director y productor cinematográfico de nacionalidad mexicana-salvadoreña Julio López Fernández convocó a exguerrilleros y militares que participaron en la “Ofensiva hasta el tope”, último episodio de la Guerra Civil Salvadoreña previo a la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, que permitió la desmovilización de las fuerzas rebeldes y su incorporación a la vida política del país.

No solo los convocó, sino que los hace participes en su relato al llevarlos a los barrios de San Salvador, donde se dio el enfrentamiento entre la Fuerza Armanda de El Salvador (FAES) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), para recrear a través del relato oral las escenas más cruentas del conflicto.

Crítica: “Dos Fridas” y los insólitos caminos de la alucinación

La propuesta cinematográfica de López Fernández tiene ciertas similitudes con el documental panameño “Invasión” de Abner Benaim, que a su vez se inspira en la mirada y presencia activa que tiene el estadounidense Michael Moore en sus documentales.

En el caso de “La batalla del volcán”, López Fernández no sale en ningún plano, pero su cámara es un personaje activo que acompaña y hace preguntas a lo largo de toda la película a sus personajes.

En la primera parte del filme, estos relatos resultan chocantes, ya que tanto los militares del FAES como los guerrilleros del FMLN, se muestra orgullosos e incluso risueños de su participación en esta ofensiva final.

De alguna manera, actúan como niños hablando de sus juguetes y aventuras de la época. Solo que esos juguetes son fusiles, granadas, helicopteros y tanques, y la aventura conllevó un costo humano incalculable que estas personas no parecen (o no quieren) reconocer.

También se apuntan la desproporción del duelo, al enfrentar a militares entrenados para la guerra contra jóvenes que se enlistaron para esta batalla con más ideales y ansias de libertad que manejo del oficio bélico. Un ejemplo, y son muchos ya, del absurdo de la guerra.

No es hasta la mitad del relato que se encuentra algo de humanidad en esta película. Yo los que habla no son los militares y los guerrilleros, sino las víctimas del juego mortal de estos bandos. Doloroso resulta el relato de la mujer que siente la cercanía de la muerte y le pide a su amiga que se haga cargo de sus dos hijos.

También está la madre que tiene que saquear una abarrotería ya que sus hijos tienen días sin comer o el hombre que se atrincheró en su casa durante los embates de la guerra para mantener a salvo a su familia. Se nota en todos ellos el dolor acumulado y sin sanar.

Sin duda, “La batalla del volcán” es una obra necesaria e importante para El Salvador, primero como documento histórico, al recuperar un episodio que se ha ido deslavando en la historia después de los Acuerdos de Paz de Chapultepec.

Segundo, al plantear la película como un escenario de diálogo y expiación. Ahí está el militar que reconoce, después de recordar cómo asesinó con una ráfaga de metralla a un guerrillero, el dolor que sufre desde entonces por sus actos durante la guerra civil y la soledad que siente cuando sus hijos no reconocen este episodio histórico del país.

O ese momento final en la que una exguerrillera de la Resistencia Nacional pide de manera inesperada perdón a una madre y su hija, en ese entonces menor de edad, por mantenerlas cautivas una noche para de esta manera esconderse en la casa de estas mujeres y mantenerse a salvo del FAES.

Estas son las películas que representará a Panamá en el Ícaro – Festival Internacional de Cine Centroamericano 2020

En el caso de Panamá, la película también tiene interés, ya que nos permite entender que la desmemoria sistemática que se ha implementado en el país después de la Invasión de Estados Unidos a Panamá el 20 de diciembre de 1989 no es un mal exclusivo.

El olvido no conviene a nadie, salvo a aquellos que quieren obtener o retener el poder para sus intereses. Igual pasa con el rencor. “La batalla del volcán” es un necesario y digno recordatorio de ambas cosas, para El Salvador y el resto de Centroamérica.

Crítica: "La batalla del volcán" y ese olvido tan centroamericano
Lo mejor: su función como documento histórico y recordatorio de un evento que se ha desvelado de la historia de El Salvador después de la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec
Lo peor: aunque necesaria, la recreación y el relato de los militares del FAES y los guerrilleros del FMLN resulta chocante por su idealización de la batalla y el costo humano que involucró
3.5Nota Final
La puntuación de Material Extra:
Puntuación de los lectores 1 Voto