Escrito por: Luis Lorenzo (@LuisAndreLT)

El Hayah – Festival Internacional de Cortometrajes de Panamá 2016, presentó un récord de 19 cortometrajes nacionales en su décima edición. Más allá de esta poderosa cifra, hablamos también de la camada de talento local más diversa, satisfactoria y, sobre todo, prometedora que recuerdo haber visto en esta plataforma y que no hace más que mirar con cierta ilusión el futuro del cine panameño.

Sin más preámbulo, estos son los 5 mejores cortometrajes nacionales del Hayah 2016:

1. “RE-Fresh”, la carnicería de referencias de Haslam Ortega

Re-Fresh

Mucho se ha dicho ya del “RE-Fresh” de Haslam Ortega en este espacio. Ganador de cuatro estatuillas panalandesas -entre ellas Premio del Público y Mejor Director- y reconocido como el Mejor Cortometraje Panameño en el Hayah 2016, hablamos de un estilizado thriller del género de los asesinos en serie que plasma como si se tratara de una carnicería cinematográfica, todas las referencias y obsesiones confesadas de su director: Steven Spielberg, Nicolas Winding Refn, David Lynch, Quentin Tarantino, Wes Craven, George Romero, Robert Rodrígunez y el cine giallo.

2. “Los Cuatro Reyes”, la magia de creer

still-of-andres-morales-emmanuel-castiglione-in-los-cuatro-reyes

Ganador del Premio del Público del Hayah 2016 y mención especial del jurado en la categoría Mejor Corto Ficción, “Los Cuatro Reyes” del venezolano radicado en Panamá Reynaldo Quijada es una película que encara la tragedia a través de algo tan sencillo como la convicción propia. Pero más allá de su guión, hablamos también de una producción pulida que parece resguardar el potencial de convertirse en algo más grande. ¿Un largometraje tal vez?

3. “Abrázame”, la noche más oscura

abrazame

Alejandra Mojica se llevó el reconocimiento en la categoría Nuevos Directores del Hayah 2016, pero “Abrazame” hace una exhibición de músculo, fisicidad y tensión cinematográfica tan exuberante con la historia de una madre que busca salvaguardar a sus tres hijos durante la Invasión de Estados Unidos a Panamá el 19 de diciembre de 1989, que quedamos con la sensación de estar más bien ante una narradora consumada y que no podemos evitar comparar con el cine de Kathryn Bigelow.

4. “Anébula M16”, la feliz colaboración entre moda y cine

anebula-m16

“Anébula M16” es una satisfactoria colaboración entre el cine y la industria de la moda local. Martín Proaño de Cine Animal se inspiró en la más reciente colección del diseñador Tony Vergara para mostrarnos el viaje que realiza a la Tierra una alienígena -en las carnes de la hermosa Ana Carolina Altafulla- para clamar venganza contra el hombre que le hizo daño en su vida basada. Una historia sencilla, llenas de referencias al género y con una belleza estética que es puro placer audiovisual para los sentidos.

5. “Arimae”, cine de compromiso 

arimae-1

A través de “Arimae”, Ivan Jaripio atestigua la preocupación de las poblaciones Emberá y Wouunan en Darién por las consecuencias fatales que ha tenido en su diario vivir el desarrollo urbanístico y la tala indiscriminada en la pronvicina. Sin duda, una muestra más del cine de compromiso que realizan los realizadores indígenas en Panamá.

Mención especial: “Brisas Mesanas”, la gala típica como nunca la habías visto

Poco a poco, Felix “Trillo” Guardia del colectivo Cine Animal va forjando una filmografía musical a tener en cuenta. “Brisas Mesanas” del proyecto “Cabanga” de la cantautora Patricia Vlieg es una muestra de ello. Aunque la mención especial del jurado de Mejor Videoclip se la llevara “Historia de un amor” y el favorito del público resulte la ingeniosa “Mi chola no quiere cholo”, hay una belleza poética en la coreografía de esa gala típica de baile en el ahora clausurado Teatro Nacional que resulta, simplemente, sublime.