Las últimas tres jornadas del festival explorando el tema de la diversidad sexual, personas con discapacidad y las huelas de Invasión de Panamá

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
[email protected]

Terminó la octava edición de Panalandia – Festival Internacional de Cine Pobre Panameño y Centroamericano 2021 con un sabor agridulce. Por un lado, la apuesta por el formato televisivo fue un éxito a falta de saber el rating alcanzado durante los seis días que duró el certamen.

Pero, por otro lado, la programación del festival tuvo pocas obras destacadas dentro de su programación de corto. Si el festival resultó atractivo, fue en todo caso por tres largometrajes en competencia: “Hasta que muera el sol” de Claudio Carbone, “Coligallero” de Wainer Méndez Solano y “Avanzaré tan despacio” de Natalia Solórzano.

Panalandia 2021: cuando el cine pobre llegó a nuestros televisores (Día 1)

El jueves, por ejemplo, el tema de la programación fue la diversidad sexual y la violencia de género. Entre ellos, rescato “La partida”, corto de animación salvadoreño dirigido por René Magaña. A través de la rotoscopia, Magaña cuenta una historia basada en hechos reales sobre la migración forzosa y la violencia de Estado, que se convierte en un mecanismo narrativo rotundo al compaginar la fábula infantil con la denuncia social.

El documental “Exodus” del aleman Oliver Stiller también aborda el tema de la movilidad migratoria, esta vez desde la caravana centroamericana de 7000 personas que buscan cruzar México para entrar a Estados Unidos. El director acompaña a estos migrantes hasta el estado de Sinaloa como uno más, lo que le da credibilidad y cercanía a sus imágenes.

No había tenido la oportunidad de comentar “Vuelta al sol”, corto panameño dirigido por Judith Corro y producido por Gilberto Loffer, que fue uno de los más comentados el año pasado por su mensaje de aceptación dentro de la comunidad LGTBQ+. “Vuelta al sol” tiene una factura lograda y una sorprendente interpretación de Anthony Chersia. Pero también tiene problemas con su casting en la composición de la familia que acompaña a Chersia, y un estilo visual que parece más propio del videoclip que del cine. Detalles que quedan relegados en un segundo plano considerando la valentía de apostar por un hombre transexual para darle credibilidad a su apartando interpretativo y por lograr una ficción sensible sobre un tema que usualmente se parodia o vulgariza en Panamá.

La jornada terminó con “Decidir”, corto dirigido por la panameña asentada en México Sara Morales Gallego. La protagonista de su historia decide escapar luego de envenenar a su pareja abusiva. Aunque resulta largo en su exposición la directora crea uno de los planos más hermosos y poéticos vistos durante el festival: el rostro golpeado de la mujer y su reflejo sobre el espejo se fungen en una sola imagen en el momento que “decide” dejar de ser víctima.

LA INVASIÓN DE PANAMÁ


La programación del viernes 7 de mayo tuvo a la Invasión de Panamá como gran tema central con “1989” y “We Paid For”. El primero es un documental que busca entender las cicatrices visibles e invisibles que tienen el país 30 años después de los sucesos de ese diciembre trágico.

Para hacerlo, la directora Astrid Sheuermann se apoya en la entrevista de cuatro panameños que reflexionan sobre la fecha en cuestión desde la perspectiva del tiempo. Aunque bien contado, no ofrece una nuevo enfoque al tema que define nuestro cine. Lo mismo sucede con “We Paid For” de Ayrton Paúl Bianco, corto experimental que busca innovar desde la forma, aunque con resultados similares a “1989” a nivel de narrativa. El director colonense apuesta por fotografiar la capital panameña de revés, mientras escuchamos los mensajes de voz de cuatros hombres de distintas generaciones que comparten con él su experiencia en esa fecha, como queriendo decir que la democracia que recibimos a partir de este hecho histórico tampoco está del todo bien.

Más directo en su crítica sobre las contradicciones de la democracia panameña es “Manifiesto antiracista antifacista” de Risseth Yangüez, corto que se apropia del material de archivo para hilar un discurso incendiario que expresa el descontento de la población por los abusos de una clase política demasiado enamorada del poder y del dinero.

EL CIERRE PANALANDIA 2021


El cierre de Panalanadia 2021 estuvo a cargo de los cortos “Ana Lucia” de Laura Bermúdez, “Colores de mi piel” de Camilo Rodríguez Pérez, “Tía Madga: The Lady Behind the Mic” de César Fión Góngora, “Victoria” de Ixmayab’ Quib Caal y “Por bulería” de Ayrton Paúl Bianco.

De ellos destaco el corto documental hondureño “Lucia” por su capacidad de traspasar la intimidad de una familia que tiene que sobrellevar la invidencia de la hija recién nacida. “Colores de mi piel” también muestra el mismo compromiso, pero a partir de vitiligio.

Panalandia 2021: en nombre del cine pobre (Día 2 y 3)

Eso sí, esto se trata de un cierre incompleto, ya que faltan saber los resultados de la premiación de Panalandia 2021, que se llevará a cabo el próximo martes en hora de la noche, aunque la organización del festival no ha anunciado cómo se transmitirán o anunciarán los resultados del mismo.


SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE MATERIAL EXTRA

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo un resumen semanal de las noticias más destacadas del cine panameño, la cartelera semanal de Cine Extra e invitación a los eventos especiales organizados por Material Extra: