La transmisión por SerTV fue un éxito, pero lastimosamente la programación de cortos de esta jornada inaugural de Panalandia – Festival de Cine Pobre Panameño y Centroamericano 2021 no acompañó el espectáculo

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
[email protected]

Primero, lo bueno. Aprovechando la transformación de los festivales cinematográficos durante este periodo de pandemia, Panalandia – Festival de Cine Pobre Panameño y Centroamericano 2021 decidió transmitir el festival en señal abierta de televisión a través de SerTV – Canal 11.

Esta idea forma parte de la estrategia de Fundación Mentepública, principal productora del evento, de llegar a nuevas audiencia, pero también del plan del Ministerio de Cultura de “televisar” la cultura durante esta crisis sanitaria. Aunque en otros rubros artísticos esto ha devenido en la simplificación de la cultura, en el caso del cine la transición del cine es más suave. Se agradece, incluso.

El destape de lo obvio. Hoy empieza Panalandia – Festival de Cine Pobre Panameño y Centroamericano 2021

La inauguración de Panalandia 2021 me hizo recordar el ritual de ver televisión antes del Internet y el streaming: poner una alarma para no perderme el programa que quiero ver, reunirnos en la sala de la casa toda la familia para ver el festival amenizado con el millo y la soda, y comentar en las pausas comerciales los cortos que acabamos de ver.

Pero más allá de esta experiencia personal, me entusiasma la idea de pensar el alcance que tuvo el cine emergente panameño anoche. Hay algo que no tienen los festivales cinematográficos locales y es la capacidad de penetrar en los sectores populares del país, ya sean urbanos o rurales. Además, este tipo de eventos apuntan siempre ha un público joven desestimando a los adultos mayores. Me gustaría pensar que ambas audiencias apreciaron esta singularidad dentro de la grilla de Canal 11.

Los productores del certamen, fiel a la estética que sembró Martanoemí Noriega en el 2016 y que ha evolucionado en las últimas ediciones a cargo de Lauri Prechi, diseñó una escenografía pensado para este nuevo formato del festival. Dicho escenografía está hecha a base de cartón, con la ciudad en el fondo y un personaje animado que se quita la venda (y que representa el lema de este año, “El destape de lo obvio”) en una posición preponderante.

Además, el espectáculo contó con las figuras de Gustavo Zurita y Karla Quintero Taylor -en su regreso a la pantalla chica luego de ser la cara de FTV News Latinoamérica en Fashion TV- para conducir al espectador durante los 60 minutos que duró la transmisión. La pareja se mostró competente, sin los vicios televisivos de hoy, lo cual se agradece.

Dicho lo bueno, ahora toca decir lo malo: eché en falta que la programación de cortometrajes de esta jornada inaugural de Panalandia 2021 acompañara el entusiasmo que sentí al ver el festival en señal abierta. Tal vez es la forma del cine de expresar su descontento por el trasvase de pantallas.

CINE PANDÉMICO DE PANAMÁ Y CENTROAMERICA


La programación de esta primera jornada de Panalandia 2021 estuvo compuesta por ocho cortos panameños y uno guatemalteco. Todos tienen en común que fueron producidos durante el confinamiento y que tienen la pandemia de la COVID-19 como incidente incitador. Es caso más evidente es “La vida que soñamos” de Kaito Voloj.

Un hombre, con un traje químico y una máscara de gas, intenta de sobrevivir en un mundo solitario y abandonado, claramente inspirado en la catástrofe de Chernobil. El recorrido por diferentes ubicaciones de este hombre está acompañado por un monólogo que hace un llamado a cuidar la vida a pesar de los momentos de oscuridad a los que nos enfrentamos. La lograda estética del corto de Voloj se ve neutralizada por la metáfora evidente y la moraleja blanda.

Por su parte,“Despierta” de Laureano Morán tiene una premisa interesante, pero de fallida ejecución: una mujer está atrapada en sus sueños. En ellos, repite la misma acción -descongelar el pollo de la refrigeradora después de recibir un mensaje en su teléfono- sin recordar lo que hizo una vez que la concluye. Cada vez que termina la tarea, la decoración de su apartamento cambia.

Todos estos elementos generan un aura de extrañeza, muy propia del cine surrealista, que resulta atractiva al principio. Pero el hechizo se pierde rápidamente cuando el director decide subrayar lo que ya estamos viendo en pantalla con una voz en off que no solo resta suspenso a la historia, sino que hace predecible su final.

¿Por qué los cineastas panameños se apoyan en la voz en off y no confían en la expresividad del plano? Seuxis Sánchez sí lo hace en “Mind”, una intensa recreación de un ataque de ansiedad durante el confinamiento. Sin duda, este fue la mejor propuesta que pudimos ver anoche en Panalandia 2021.

La programación la completaron el corto autorreferencial “Cartas a la memoria” de Alejandra García Peña y Risset Yangüéz, el documental “La espera en un tiempo imaginario” de Randy Navarro, la animación en stop motion “Solita” de Arinda Palacios” y el corto autobiográfico “El viaje del perro muerto” del guatemalteco Mike Mazariegos.

DESDE QUE TE FUISTE YO ME SIENTO TAN SOLO


Estoy seguro que uno de los cortos que más gustó a los televidente de anoche fue el documental “Desde casa” de Jaime Abrahams. A través del retrato de dos artistas colonenses, el bailarín de hip-hop Ireul Thyme y el músico congo Jorge Montenegro, el director expresa el desasosiego que significa vivir en la provincia de Colón.

Thyme y Montenegro no solo tienen que vivir con el prejuicio que existe y es muy real del resto de la población hacia los colonenses, sino que también tienen que lidiar con la discriminación que hay entre los mismos colonenses. En el caso de Thyme y Montenegro, por ser artistas. Un doble rechazo que pone a ambos personajes en una especie de limbo social.

A esto hay que sumarle el miedo que ambos sienten, y que agudizó aún más la muerte de un músico conocido por ambos durante el rodaje del documental, de saber que el camino de la honradez que les ofrece el arte no los protege de ser víctimas de la delincuencia de Colón. Todo lo contrario, es un riesgo que siempre está presente en sus vidas.

Sin duda, la propuesta de Abrahams emociona por la honestidad y vulnerabilidad de las confesiones de su personaje. Lamento, eso sí, su apoyo excesivo en el recurso de la entrevista, así se desdoble con las presentaciones que Thyme y Montenegro de su talento en el baile y la música.

Crítica: “Vocación”, allá donde el progreso se quedó varado

También siento la necesidad de confrontar ese discurso sobre la vida en el barrio, muy presente en cine latinoamericano. Tenemos que entender que el arte, el deporte o el emprendimiento son vocaciones, no salvavidas sociales. Aunque en el caso de Thyme y Montenegro es lo que los he permitido alejarse de la violencia de las pandillas, ambos siguen expuestos a ese peligro.

Y así estas vocaciones salven a alguien, lo hace en todo caso a unos pocos individuos, dejando relegados a los demás. Tenemos que dejar de apuntarnos con el dedo entre nosotros y señalar al verdadero culpable del drama nuestro de todos los días: un sistema injusto que está diseñado para relegar a la mayoría a un círculo de pobreza y violencia social.

Esta es la cartelera de películas de Panalandia 2021 para este martes 4 de mayo a partir de las 9:00 pm en SerTV – Canal 11.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE MATERIAL EXTRA


Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo un resumen semanal de las noticias más destacadas del cine panameño, la cartelera semanal de Cine Extra e invitación a los eventos especiales organizados por Material Extra: