La tercera jornada de Panalandia 2019 penduló entre Cuba y Los Santos. También destacó la participación de dos cortometrajes que nos recuerdan importantes deudas que el Estado a acumulado con la ciudadania panameña

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

Después de una segunda jornada donde se vieron fuertes candidatos a los premios como “PATACóN”, “Mestizo” y “Volver a ella”, la tercera noche de Panalandia – Festival de Cine Pobre de Panamá 2019 fue un viaje de Cuba para Panamá, con escala incluida en la pronvincias centrales del país.

En ella pudimos disfrutar trabajos como “Sopa” del colonense Jorge Montenegro, “Día de Changó” de Denise Kelm, “Purio” de Axel Herrera, “Pan de fuego” de Alexis Campbell, “Suenan las campanas” de Luz Boyd y “A dos pies” de Jeissy Trompiz. ¡Vamos a ellos!

EL INVITADO DE HONOR

"Día de Changó".

Hay una fuerte participación cubana en esta edición de Panalandia 2019, empezando con la participación de María Julia Grillo (docente de la EICTV) como miembro del jurado hasta la programación de cortometrajes eicteveanos como “Los perros de Amundsen”, “Volver a ella” y los anoche presentados “Día de Changó” y “A dos pies”.

El primero de ellos, producido por la panameña Fihama M. Cowley, es la reconciliación entre dos hermanas, sólidamente interpretadas por Teresa Yanet Pérez y Grissell Monzón. Una de ellas es miembro del ejército cubano y aprovecha el día de duelo instaurado a nivel nacional por la muerte de Fidel Castro para regresar a casa después mucho tiempo de ausencia.

Nadie la espera y su regreso no es del todo bienvenido, en especial por su hermana Estela que deja caer un pastel de cumpleaños cuando descubre por sorpresa que ella está dentro del apartamento. “¿Tú qué haces aquí?” la espeta. Lo que vemos a partir de ahí es una amalgama de reproches y culpas donde entra el luto por la madre muerta, la ausencia, el sincretismo y la situación social de la isla.

"A dos pies" de Xóchil Vergara.

Sin duda, estamos ante un sólido cortometraje que brilla por luz propia como el plano final del rostro iluminado de Teresa Yanet Pérez. Por su parte, “A dos pies” es un documental que cuenta con la producción de Xóchil Vergara en la EICTV.

Aquí vemos como el amor por el cine de un hombre se le fue despojado por las directrices del partido comunista en Cuba. A partir del recuerdo de su nieto, que visita las ruinas de la sala donde proyectaba su ancestro, vemos como algo tan puro como el séptimo arte es incapaz de escaparse de las ideologias políticas.

“Fue como si hubiera pasado una guerra, sin haberlo estado, porque he visto otros lugares donde las cosas se rompen para hacer algo mejor, pero aquí se rompen para no hacer nada”, palabras de alguien que se considera a él y a su familia víctimas de la revolución que los iba a salvar.

DE CUBA PARA LOS SANTOS

"Casa de Santos" de Rossana Matecki.

El resto de la programación estuvo enmarcada en la provincia de Los Santos. Sin duda, esta comitiva está liderada por “Suenan las campanas” de Luz Boyd, en el que no nos vamos a explayar al ya estar reseñado por nosotros dentro de la temporada de Documental Panamá 2018.

El grupo lo complementan trabajos como “Purio” de Axel Herrera, un retrato competente del corregimiento del mismo nombre en el distrito de Pedasí a través del testimonio Eliades “Yayi” Herrera, que llega a decir que su identificación es tal con la tierra que lo vio nace que se lo podría tatuar en su frente.

También está “La Quiqui”, del siempre inquieto Randy Navarro, sobre la vida de una invidente en el interior de Panamá y su capacidad de sobreponerse a esto a través de la música, hasta tal punto de convertirse en una de las mejores tamboreras de su pueblo.

En “Casa de Santos” se nota la pericia de Rossana Matecki, veterana directora venezolana de 50 años que producto de su visita a ACAMPADOC – Festival Internacional de Cine Documental de Los Santos, que con un lenguaje cinematográfico depurado nos trae un episodio de como el pueblo se unió para evitar que se llevaran los cuadros y efiges de la iglesia del pueblo, que representan el patrimonio cultural y religioso más valioso de estos lares.

Por último, está “Pan de fuego” de Alexis Campbell, documental gastronómico que toma como excusa la preparación del pan en fogón para hablar del peligro que corren expresiones culturales como esta y otras de nuestro país por el hecho de que no hay quien tome el testigo de sus actuales guardianes.

"Pan de fuego" de Alexis Campbell.

LA INVASIÓN Y EL ABANDONO

No podemos completar esta crónica sin mencionar “Memoria” de Aris Rodríguez Mariota y “Sopa” de Jorge Montenegro. El primero es el trabajo más sólido y logrado de su director de los tres que presentó en competencia, entre los que también está “Teresa” y “La promesa”.

Utilizando material de archivo de la Invasión de Panamá por los Estados Unidos provisto por Basilio Acosta del Grupo Experimental de Cine Universitario, Rodríguez Mariota le da sentido a la proclama “Prohibido Olvidar” que identifica esta fecha para recordarnos que casi 30 años después no sabemos cuántos panameños murieron y desaparecieron ese 20 de diciembre de 1989.

Si “Memoria” va sobre la memoria y el olvido, “Sopa” va sobre el abandono. Pero ambos tienen en común que nos señalan deudas pendientes que el Estado tiene con sus habitantes y que gobierno a gobierno acumulan, conviertiendo las excusas en una omisión deliberada del sistema político actual, que nos prefiere olvidadizos, pobres y derrotados para continuar acumulando poder y riquezas.

Pero hay esperanza, como demuestra Jorge Montenegro, ya que en el retrato que hace de esa familia que supera el fallecimiento de su padre a través de la venta de la sopa a la que alude su rótulo, demuestra que la solución está en nuestras manos y que tenemos más fuerza de voluntad de que realmente creemos.

Hoy termina Panalandia 2019, con la proyección de algunas piezas interesantes como “Arnold: A Portrait from the Zone” de Mona Lisa García Stagg, “Detrás del Bayano” de Iván Jaripio, “Darién, vienen o van” de Andrea Calderón y “Desayuno chino” de María Isabel Burnes.

"Sopa" de Jorge Montenegro.