La última jornada de Panalandia – Festival de Cine Pobre Panameño 2019 le cedió todo el protagonismo al documental, con obras como “Darién, vienen (ó) van” o  “Arnold: A Portrait from the Zone”

Escrito por:
Luis Lorenzo Trujillo
(@LuisAndreLT)

“Los cuára de hoy serán los Cuarón del mañana”. Con esta genial frase que nos dejó Jaguar Clandestino en su rol de animador del festival, empezó la última jornada de Panalandia – Festival de Cine Pobre Panameño 2019.

Una jornada que se entregó totalmente al género documental, entre los que destacamos “Arnold: A Portrait from the Zone” de Mona Lisa García Stagg, “Historia Emberá” y “Detrás del Bayano” de Ivan Jaripio, “Desayuno chino” de María Isabel Burnes y “Darién, vienen (ó) van” de Andre Calderón.

A Portrait from the Zone… And from Darien

"Arnold: A Portrait from the Zone" de Mona Lisa García Stagg.

No hay que dejarse confundir por su título anglosajón, ya que “Arnold: A Portrait from the Zone” no puede aludir más a Panamá. Dirigido por Mona Lisa García Stagg, este documental es un viaje a las raíces de la realizadora, que aprovechó su mudanza a Nueva York para conocer a su tío Arnold.

La presentación es poderosa. Arnold abre la puerta de su estudio de arte, se quita su abrigo con cuidado, pone la canción “Panameña” de Willie Colón con Héctor Lavoe en las bocinas, se sirve un trago y se pone a bailar con la característica falta de cintura de los del norte.

Sin necesidad de diálogos, Mona Lisa nos viene a decir que su tio fue un antiguo residente de la Zona del Canal de Panamá hasta 1969, cuando se trasladó a Estados Unidos. Este le permite inquirirle sobre sucesos como el 9 de enero de 1964 que presenció como estudiante o sobre la Invasión del 20 de diciembre de 1989, que sufrió ya desde la distancia por la preocupación de saber de que su país realizó una operación militar absurda que puso en peligro a sus familiares en Panamá.

El documental también reflexiona temas como la identidad a partir del fenómeno zonian y los misterios del arte. En lo único que falla el trabajo de García Stagg es en su musicalización. Compuesta principalmente por lo que parece un playlists de grandes éxitos del rock panameño, esta selección de canciones no encaja del todo con una producción que pedía una banda sonora más sutil o inclusive prescindir de ella.

"Darién, vienen (ó) van" de Andrea Calderón.

Además, a nivel de dirección de fotografía, la directora apuesta por el plano general, encuadrando a su tío casi siempre al fondo de las locaciones, lo que nos hace difícil la tarea de empatizar con él. Mucho tiene que ver que, como Mona Lisa, nosotros también estamos conociéndolo desde nuestra posición de espectadores, lo que justifica esta elección inicial. Pero a medida que avanzan sus 20 minutos de metrajes, esa dinámica cambia, aunque nunca desde la caligrafía de la cámara.

A pesar de estos comentarios, sentimos que este fue uno de los trabajos más interesantes que se presentaron el festival y el alumbramiento de una nueva realizadora a tomar en cuenta dentro de la emergente cinematografía panameña.

También interesante fue el descubrimiento de “Darién, vienen (ó) van” de Andrea Calderón. Este es un documental guerrillero, denuncia la crisis fronteriza que se vive en en esa provincia de forma epidérmica. La cámara se mete en medio del meollo para darle voz a los diferentes víctimas de este fenómeno, desde los desplazados de nacionalidades más diversas y sorprendentes hasta los residentes originarios del lugar.

Este trabajo de Calderón se sostiene sobre todo con el recurso de la entrevista y aunque la escala de la crisis lo justifica, eché en falta la utilización de la cámara como herramienta expresiva y no tanto como de registro audiovisual. De todas formas, hablamos de un trabajo potente.

HISTORIAS EMBERÁ Y CHINOPANAMEÑAS

"Detrás del Bayano" de Iván Jaripio.

De nuevas miradas, pasamos a unas ya conocida. Ivan Jaripio presentó dos trabajos, “Detrás del Bayano” e “Historias Emberá”. El primero nos delata como la falta de palabra del Estado panameño con los indígenas emberá a partir del Pacto de Majesito, que provocó el traslado del pueblo para construir la hidroeléctrica Ascanio Villalez, ha logrado implosionar el legado cultural de este grupo indígena inclusive sobre el descrédito internacional.

Por su parte, “Historias Emberá” nos viene a recordar la importancia del relato oral. En especial en comunidades indígenas como la Emberá, que en el duelo entre tradición y modernidad, han visto como su cultura cambia y se amoldan a los tiempos. El cambio es inevitable y por eso la preservación del pasado resulta imprescindible, nos viene a decir Jaripio con este pequeño pero muy logrado esfuerzo.

La proyección de la última jornada terminó con “Desayuno Chino” de María Isabel Burnes, esa pequeña maravilla que siempre que la veo me levanta el apetito y me regocija al expresar de forma tan encantadora los vaivenes de la herencia y la cultura.

"Desayuno chino" de María Isabel Burnes.